.
LABORAL ¿Su empresa tiene el management que necesita?
miércoles, 31 de enero de 2018

Se necesita un perfil híbrido para afrontar cambios

Silvana Vergel

La realidad económica que vive el país ha llevado a las empresas a plantearse cuáles son sus verdaderas preocupaciones y cómo afrontar una gama completa de escenarios que seguramente tendrán un impacto dentro de su operación. Las acciones requeridas para los cambios a los que múltiples sectores se han visto obligados, desde la perspectiva de variaciones en el mercado, regulación o por la transformación misma de cómo funcionan las industrias, muchas veces son pasadas por alto por una razón principal: porque el cambio no es fácil.

Encontrar una nueva perspectiva para las compañías muchas veces implica hacer un análisis juicioso de cómo el management está haciéndole frente a la situación, y si este tipo de manejo permite, de manera efectiva, hacer frente a las necesidades de la empresa. Cuando se han identificado los cambios que hay que enfrentar, muchas veces se necesita de mucho valor para hacer un cambio en este nivel, en donde se traiga un perfil con otro tipo de especialización, con un enfoque diferente, y muchas veces con una experiencia en otra industria donde la innovación y el cambio serán el real valor agregado a la operación. Aceptar un perfil que puede sonar disruptivo es un proceso difícil. Siempre es muy tentador buscar aquellos que tienen experiencia dentro de la misma industria y que tienen los conocimientos específicos de su funcionamiento. Pero lamentablemente, al momento de enfrentar nuevos competidores, que tienen modelos diferentes para funcionar y que son fuertes en componentes como innovación, quedan cortos, pues su amplio conocimiento se ve limitado a la misma operación de siempre.

Desde Hays Executive hemos visto que muchos clientes arman un híbrido del perfil deseado para afrontar cambios: tiene los conocimientos de su industria, y además aportan el know how en cuanto a cambio y transformación.

Lamentablemente este perfil no suele ser algo común. La especialización que debe buscarse, más allá de la industria, consiste en traer a la empresa nuevo conocimiento que pueda tener un impacto real en el negocio. Muchas veces los proyectos que existen en las compañías aportan valor en múltiples áreas. Pero finalmente, estos proyectos no son los que se necesitan porque al final del día no mueven los números. Y si a esto le agregamos la presión por asumir los nuevos retos, lo primero que hay que revisar es si el expertise del gerente general tiene las capacidades para superarlos; si no, hay que pensar en el cambio de management, que provenga de industrias diferentes a la propia y en las que se hayan hecho cosas diferentes.

Este cambio trae consigo múltiples variables que hay que analizar. Primero que todo, hay que tomar la decisión, y apartarse de los perfiles tradicionales para darle cabida a nuevas especializaciones que le brinden valor agregado al negocio. En segundo lugar, hay que analizar si tomar el riesgo de hacer este cambio vale la pena, y si la compañía está dispuesta a asumirlos. Esto incluye riesgos tanto internos como externos, tales como la pérdida de credibilidad de los empleados, riesgos en marca y reputación y en el movimiento de posiciones clave en la empresa que no logren adaptarse al cambio. Pero, por otro lado, abre la puerta a la muy necesaria renovación de las empresas que, por la coyuntura, deben reestructurar su funcionamiento. Aquellos gerentes con perspectiva de cambio y transformación tienen la posibilidad de traer cambios a la misión, visión y alcance de la compañía, pues no es lógico que se mantengan las mismas estructuras cuando el mercado y las personas cambian; es fundamental entender que no somos los mismos y las compañías tampoco.

Es necesario entonces analizar el costo emocional, de producto, económico, de la marca, entre otros tantos. Pero es fundamental que al tomar la decisión se encuentre alguien que tenga el management adecuado para lo que necesita puntualmente el negocio, y que en este proceso de transformación sea también capaz de mantener tanto los números como la continuidad del equipo existente. Analizar el mejor momento para hacerlo siempre es parte importante, pues todas las compañías son diferentes, pero para las empresas hay un momento clave en el que hay que tomar decisiones y entender que un nuevo expertise es necesario. Si pasa mucho más, las consecuencias para los negocios seguramente serán difíciles.