Para el Foro Económico Mundial, lo más importante son las actividades de reestructuración, el liderazgo, el cambio de creencias y la resiliencia

Juan Sebastian Amaya

El Foro Económico Mundial emitió cuatro recomendaciones para todas las empresas que deseen mantener y fortalecer su productividad, a pesar de la contingencia económica y sanitaria que generó la pandemia.

Las siguientes son las claves que el organismo internacional enumeró:

Actividades de reestructuración
Desde recortar costos hasta reelaborar las ofertas de los clientes porque, según el Foro, la crisis obligó a las empresas a preguntarse qué trabajo se considera más valioso para los clientes: cuál es el “nuevo mínimo”.

"Como resultado, los líderes y sus equipos descubrieron qué trabajo hacer, cómo hacerlo y se convencieron de la necesidad de hacerlo ahora, no mañana", dice el organismo.

Por ello, el trabajo debe dividirse en tres categorías: esencial, necesario y desperdiciado, clasificadas según el impacto en la entrega del valor estratégico de la organización.

Empoderamiento del liderazgo
La productividad también aumentó durante el cierre, en parte, porque la relación entre muchos empleados y líderes cambió. Para que continúe un mayor nivel de productividad, los líderes deben evaluar en qué se diferenciaba su estilo de liderazgo y preguntarse qué tenía esta mentalidad que permitió a los empleados prosperar.

"Uno de los mayores cambios a raíz del covid-19 fue que muchos empleados se sentían más seguros para tomar decisiones audaces. Antes de la crisis, la gente sintió la necesidad de obtener permiso antes de actuar", señaló el Foro Económico Mundial.

El cambio de creencias
A medida que la vida vuelve a la normalidad, los líderes deben comprender cómo cambiaron las creencias de las personas más productivas durante la crisis y qué creencias son más convincentes para que la empresa avance.

"Deben averiguar cómo reemplazar la crisis con un propósito inspirador si quieren nutrir y sostener la urgencia creada durante los últimos meses. Para hacer eso, se deben entender las creencias de las personas durante la crisis, sus formas de saber si están actuando de manera consistente con lo que ellos u otros valoran", puntualizó el Foro.

Fomento de la resiliencia
Cada vez hay más pruebas de que algunos de los aumentos repentinos de productividad encontrados en las primeras semanas de la pandemia ahora están disminuyendo. La urgencia que impulsaba a individuos, equipos y organizaciones ha comenzado a disiparse.

"Esto está poniendo a prueba la resiliencia de la fuerza laboral y tiene graves consecuencias para el bienestar y la salud mental. Muchas organizaciones están atrapadas en un conjunto de rutinas y prácticas operativas que muchos asumieron que eran temporales. Como tal, las personas están luchando por encontrar una cadencia sostenible y esto bien puede explicar esta caída en la productividad", concluyó.