.
LABORAL La paradoja de la falta de experiencia
miércoles, 6 de febrero de 2019

La mayoría de los empleadores dice no encontrar talento

Javier Echeverri Hincapié

La última encuesta global de ManpowerGroup sobre “Escasez de Talento”, en la que se entrevistó a 39.193 empleadores en 43 países de mercados laborales influyentes, incluyendo a Colombia, donde fueron entrevistados 750 empleadores de diferentes industrias, tamaños y regiones, se evidenció un resultado preocupante: por primera vez en 12 años, tiempo en el cual se ha realizado esta encuesta, 45% de los empleadores en el mundo dicen que no pueden encontrar el talento con las habilidades que necesitan; en Colombia ese resultado fue de 42%. La cifra aumenta cuando se trata de grandes empresas con más de 250 empleados, 67% de las cuales confirman que en 2018 sufrieron escasez de talento.

Al detallar cuáles son las razones por la cuales los empleadores no encuentran el talento que necesitan, se evidenció que la principal razón en Colombia es la falta de experiencia.

En el mundo, esa misma causa ocupa el segundo lugar. Es una gran paradoja pues los empleadores descartan a diario candidatos porque no tienen experiencia, pero si estas personas no son empleadas cómo obtendrán esa experiencia.

Estamos en el momento ideal para que los empresarios y el Gobierno nos unamos a pensar de manera muy creativa sobre modelos que nos permitan acelerar la experiencia de nuestros empleados y sobre todo de los practicantes, poniéndoles responsabilidades que se puedan reflejar en sus perfiles laborales y se traduzcan en conocimientos y habilidades certificadas.

En la actualidad, los períodos de práctica profesional no son vistos como una experiencia válida al momento de postularse a una vacante.

De igual forma, las prácticas, por ejemplo, de los estudiantes del Servicio Nacional de Aprendizaje (Sena), no son tan bien valoradas por empleadores, pues sabemos que muchas empresas atienden estas prácticas para cumplir con una obligación y el practicante termina haciendo actividades sin importancia y sin la más mínima exposición a labores que verdaderamente le generen la experiencia que necesita.

El Ministerio del Trabajo podría pensar en certificar empresas que diseñen un verdadero plan de experiencia acelerada, que incluya exposición e interacción con cargos que tengan un mayor ‘seniority’ , que establezca objetivos de aprendizaje claros y que incorpore mecanismos de seguimiento y evaluación de las técnicas de experiencia acelerada utilizadas.

El mundo del trabajo en Colombia podría avanzar bastante si estas empresas pudieran certificar la experiencia equivalente de estos practicantes. Sería posible alcanzar una experiencia equivalente a dos años en tan solo seis meses, por ejemplo. Y aunque los incentivos para quienes se incorporen a estos programas quedarían en el plano del Gobierno Nacional, al final la mayor satisfacción para una empresa responsable y con sentido de país es saber que pudo contribuir a la empleabilidad y paralelamente a la productividad que tanto requiere Colombia.