.
ALTA GERENCIA Dígale adiós a los mitos para elegir carrera profesional
lunes, 19 de mayo de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ana María Bedoya Jiménez - amabe2010@larepublica.com.co

La elección de la carrera universitaria es un momento decisivo en la vida de toda persona. Definir qué estudiar en la universidad, es un proceso que requiere de seguridad y tiempo, no necesariamente debe ser una vez se termina el bachillerato.

Durante muchos años se han tejido diferentes mitos que generan presiones a la hora de optar por una profesión. Las tradiciones familiares, el dinero y las carreras de moda son factores que pueden influir en una elección errada, cuando se hace sin obedecer a una vocación.

Por ello, Dora Betancourth Giraldo, psicóloga de la Universidad de Caldas, señala que para elegir la carrera profesional se debe contar con el conocimiento suficiente y la información necesaria para tomar una buena decisión. Por ejemplo, se considera que algunas carreras profesionales son solamente para personas de recursos económicos muy altos, o también que algunas carreras están marcadas por el estatus social. A eso se suma la herencia o tradición familiar, pues algunos padres influyen en sus hijos motivándolos a elegir una profesión porque sus abuelos y padres también se desempeñaron en lo mismo. “La situación se complica cuando los estudiantes tienen algunas preferencias personales pero no están lo suficientemente seguros de elegir esa carrera porque no está de moda, no genera expectativas económicas sobresalientes o no hay donde ejercer”, agregó.

Según los expertos, ante este panorama la solución apropiada está en informarse, optar por un test de orientación vocacional y convocar a un diálogo a los padres para comunicarles que elegirán la carrera porque están convencidos de que se proyectarán como profesionales y personas.

En esta medida, la experta de la Universidad de Caldas aclaró que un solo test de elección profesional no es suficiente. “Existen pruebas que las mismas universidades ofrecen al momento de realizar la inscripción que son muy acertadas y brindan a los estudiantes una gama de posibilidades para elegir carreras afines”.

Clara Navas, psicóloga de la Universidad Javeriana, recomienda tener en cuenta las capacidades, aptitudes e intereses del estudiante, dedicar tiempo para conocer universidades y su oferta y así mismo, hablar con los profesionales de carreras que les interesen para empezar a proyectarse.

1. El afán por elegir carrera
El afán, es uno de los peores consejeros. Optar por una carrera es un proceso al que se le debe dar el tiempo que se merece. Se debe tener en cuenta que es una decisión para toda la vida y por consiguiente involucra varios pasos desde el instante mismo del autoconocimiento, hasta tener la información necesaria de las profesiones de mayor interés. Lo más importante es estar bien informado al momento de tomar la decisión.

2. Mi papá fue médico, entonces yo también
Algunos estudiantes optan por una carrera profesional porque sus familiares siempre lo han soñado. Sin embargo, los padres, en su afán de ayudar tienden a proyectar a sus hijos sus propios miedos e imponer sus profesiones. Según lo expresa la psicóloga de la Universidad Javeriana, Clara Navas, es necesario tener en cuenta que cada persona es única en sus aptitudes y capacidades, y esa individualidad debe ser respetada en el momento de escoger la profesión.

3. Del colegio a la universidad
La directora del Programa de Integración a la Universidad (PIU) de la Sabana, María Patricia Gómez, señala que se debe acabar con la idea de que el estudiante una vez salga del bachillerato tiene que iniciar, en el semestre siguiente, la universidad. “Cuando se gradúan del colegio los jóvenes todavía tienen muchas dudas y eso lleva a que escojan mal las carreras, por presión, y por eso se presenta los cambios de programas sin ninguna orientación o la deserción de la universidad”.

4. Profesión me hará rico o da estatus
Muchas personas piensan que se debe optar por una carrera con buena proyección económica o que dé estatus, así no se tenga vocación. En esta afirmación caben las carreras tradicionales como la medicina o el derecho. Sin embargo, con el paso del tiempo se ha conseguido romper con este paradigma. Las carreras tradicionales no son tan seguras debido a que lanzan muchos profesionales al mercado cada año, por lo tanto, sus graduados tienen que estar buscando factores diferenciadores.

5. Estereotipo de los saberes
El rector de la Universidad de Manizales, Guillermo Orlando Sierra Sierra, sugirió a los estudiantes que están descartando una carrera porque tiene matemáticas o alguna materia no llamativa, que tengan en cuenta que las matemáticas son necesarias para cualquier tipo de carrera y que en la elección, el estudiante debe observar el pénsum académico y corroborar que la mayoría de asignaturas van de acuerdo con lo que necesita o busca.