.
ALTA GERENCIA Destacándose en la era de internet
lunes, 9 de noviembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Andrés Julin Gómez Montes

Una empresa hoy se enfrenta a un dilema y es que está compitiendo no solo con su competencia tradicional, sino con miles o millones de elementos externos. Un usuario común, tiene acceso a internet, miles de millones de páginas web, redes sociales, videos, música, cientos de canales de televisión y mucho más. Y es el mismo usuario de hace varias décadas, que sigue teniendo las mismas 24 horas al día. 

De esta forma, una empresa compite por la atención del usuario. Es decir, una empresa hoy compite con servicios de música como Spotify y Apple Music, servicios de video como Netflix y YouTube, todo tipo de redes sociales y más. La pregunta que una empresa se debe hacer, frente a tal competencia es, ¿cómo hago para destacarme?

Una de las respuestas a esta pregunta se da por el lado de Google, en lo que se conoce como optimización de motores de búsqueda o por sus siglas en inglés, SEO. La idea es que un usuario que busque información sobre nuestros productos y servicios, ojalá nos encuentre entre los primeros resultados de búsqueda de Google. Y es que claro, dependiendo de la búsqueda realizada, aparecer de primero o de veinte en los resultados de Google, puede implicar ventas ganadas o perdidas por varios miles o millones de dólares al año.

Las estrategias y tácticas de SEO es una práctica común para muchas empresas y es un tema que se ha proliferado en las últimas décadas. Muchas de estas tácticas buscaban hacerle pequeñas trampas a Google, algo que ha sido corregido por el algoritmo de esta empresa y ha llevado a que sancionen empresas (Google las envía al sótano de la indexación hasta que cumplan sus políticas).

Una forma para posicionar páginas web en Google, era hacer comentarios en Blogs, medios de comunicación y otros espacios, dónde se podía incluir una página web. La idea detrás de esto es que Google detectara la dirección web y le sumara puntos, por que si ese medio la recomendaba (el Blog o medio de comunicación), algo importante debía tener. Si Google detectaba la dirección en cientos o miles de medios, quería decir que era un sitio importante y recomendado, lo que llevaba a mejorar las posiciones en las búsquedas.

Esta táctica con el paso del tiempo ha perdido efectividad por múltiples razones. Por ejemplo, en mi caso que administro varios Blogs, cuando detecto un comentario de este estilo, que claramente busca engañar a Google lo bloqueo manualmente, o al menos borro la dirección para que quien hizo el comentario, haya perdido su tiempo. Hace 6 o 7 años está táctica funcionaba, hoy es una pérdida de tiempo y plata. Por esto me sorprendió que el mes pasado, a varios de mis Blogs llegaron varios comentarios de este estilo, a nombre del gigante Claro.

Tuve la oportunidad de hablar con ejecutivos de Claro quienes oficialmente me dijeron “no hemos autorizado este tipo de acciones”. Ahora, me queda la duda de quién hizo estos comentarios, si fue alguien que Claro tiene contratado y que está haciendo esto sin el conocimiento explícito de la empresa (o que Claro no lo quiere aceptar), si fue alguien que quiere mucho a la empresa y la quiere ayudar (lo dudo) o alguien que por otras razones creó el mensaje. Y es que aunque esta táctica está mandada a recoger por su baja efectividad, si Google la llega a detectar, eventualmente podría penalizar a quien la use en su ranking.

Hay muchas formas de destacarse en la era de Internet y la anterior claramente no es una de estas.