Hay ciertas frases que pueden cambiar la forma en la que te perciben los demás, sobre todo en la oficina

Gestión - Lima

No importa qué tan talentoso seas o lo que hayas logrado, hay ciertas frases que pueden cambiar la forma en la que te perciben los demás, y dejarte en las sombras para siempre.

1. “No es justo”

Todo el mundo sabe que la vida no es justa, y decir lo contrario sugiere que piensas que lo es, lo cual te hace parecer inmaduro e ingenuo.

2. “Así es como hemos hecho las cosas siempre”

Los cambios derivados de las nuevas tecnologías están pasando tan rápido que hay procesos que hoy son nuevos y en seis meses ya están obsoletos. Decir que ésta es la forma en la que siempre has hecho las cosas no sólo te hace parecer flojo y reticente al cambio, sino que hará que tu jefe se pregunte por qué no habías intentado mejorar las cosas antes. Si estás haciendo las cosas igual que siempre se han hecho, sin duda hay una mejor forma de hacerlas.

3. “No hay problema”

Esta frase, si la dices cuando alguien te pide hacer algo o te agrade por haber hecho algo, implica que su petición debería haber sido un problema. Esto hace que la gente sienta que está siendo una imposición.

4. “Esta puede ser una idea tonta” o “Voy a hacer una pregunta tonta”

Estas frases hiper pasivas acaban con tu credibilidad al instante. Incluso si después das una idea maravillosa, iniciar con esto sugiere que te falta confianza en ti mismo, lo que hace que las personas a tu alrededor pierdan la confianza que te tenían.

5. “Lo hago en un minuto”

Decir que puedes hacer en un minuto degrada tus habilidades y da la impresión de que haces las cosas con prisa. A menos que puedas terminar esa tarea en menos de 60 segundos, literales, no lo digas. Puedes decir que no tardarás demasiado, o que lo entregas lo más pronto posible, pero no hagas que parezca que te llevará menos tiempo del que realmente se requiere para hacerlo.

6. “Lo voy a intentar”

La palabra ‘intentar’ suena a algo tentativo y sugiere que no confías en tu capacidad para hacer las cosas. Hazte responsable de tus capacidades, aduéñate de lo que puedes hacer. Si te piden que hagas algo, comprométete a hacer u ofrece una alternativa, pero no digas que lo vas a intentar porque suena a que no vas a intentar con muchas ganas.

7. “Tal persona es un flojo / incompetente / idiota”

Nada bueno puede salir de hacer un comentario negativo sobre un compañero, incluso si lo que dices es correcto, lo más probable es que el resto de la gente ya lo sepa, así que no hay necesidad de señalarlo. Y si no tienes razón, entonces tú eres el que queda como un idiota.

8. “Eso no me corresponde a mi”

Esta frase hace que los demás piensen que sólo estás dispuesto a hacer el mínimo de esfuerzo por tu sueldo, algo bastante negativo si quieres conservar tu trabajo y crecer dentro de la empresa.

9. “No es mi culpa”

Nunca es buena idea tratar de echarle la culpa a alguien más. Hazte responsable. Si tuviste algo que ver, por mínimo que haya sido, en lo que salió mal, eres responsable. Y en caso de que no lo seas, entonces ofrece una explicación objetiva y desapasionada sobre lo que pasó. Apégate a los hechos, y deja que tu jefe y tus compañeros saquen sus propias conclusiones sobre quién tiene la culpa.

10. “No puedo”

Por lo general, a la gente no le gusta escuchar que no puedes porque lo que entienden es que no quieres. Decir que ‘no puedes’ sugiere que no estás dispuesto a hacer lo que haga falta por el trabajo.