.
ALTA GERENCIA Conozca las lecciones positivas de trabajar con un jefe muy autoritario
lunes, 19 de enero de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

“No estás haciendo ningún esfuerzo. Estás dejándote llevar (...) ¿Y quieres saber por qué ella no te da un beso en la frente ni te da una estrella dorada al final del día?” Con esta reprimenda, Andrea Sachs (papel que encarna Anne Hathaway en la película El diablo se viste de Prada) se da cuenta de que si quiere conservar su puesto de trabajo deberá estar a la altura de su jefa, una directiva extremadamente exigente, alguien que piensa por y para la empresa y busca cumplir objetivos.

Y en la vida real hay varios ejemplos como Anna Wintour, directora de la Revista Vogue, y Robert Nadelli, de Home Depot, quienes han sido acusados de instaurar la ‘cultura del miedo’.

Nadie dijo que trabajar con un líder autoritario fuera tarea fácil. Un responsable que responda al apelativo de ‘exigente’ lo llevará al límite, le pondrá elevadas metas y esperará mucho más de udted que cualquier otro. “Un comportamiento que podrá servirte de aprendizaje, ya que te apartará de tu zona de confort y te enfrentará a retos”, dice Noelia de Lucas, directora comercial de Hays.

Convivir con un jefe exigente, que propone retos nuevos no es sencillo. Pero hay algunos consejos que se pueden seguir para hacer de esta experiencia algo positivo. “No digas que sí a todo, ya que, al contrario de lo que pueda parecer, un jefe duro no quiere personas a su alrededor que le bailen el agua sino profesionales que le aporten diferencias y le ayuden a mejorar; promete menos de lo que puedas cumplir, para no romper los plazos; ten claros tus límites, hasta dónde estás dispuesto a llegar y cuánto estás dispuesto a sacrificar para conseguir resultados; pregunta, pide claridad y, si no sabes algo, no empieces a trabajar sin más, asegúrate de que tienes toda la información necesaria para no perder tu tiempo ni el de tu jefe”.