Una mujer puede utilizar hasta 420 toallas o tampones al año y cifras de Unicef muestran que en el mundo más de 800 millones menstrúan diariamente

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Las opciones alternativas para la menstruación son cada vez más populares, pues no solo son amigables con el medio ambiente, también son beneficiosas para la salud de la mujer, pues no contienen químicos.

Cifras de Unicef muestran que en el mundo 800 millones de mujeres menstrúan diariamente; la duración del periodo puede ser de cinco a siete días y cada una puede llegar a usar hasta cinco toallas o tampones diarios, lo que significan entre 25 y 35 toallas o tampones al mes, en el año la cifra puede aumentar a 420 por persona menstruante.

Hasta el momento, las opciones de copas menstruales, calzones absorbentes y demás se habían dado por marcas nuevas e independientes, pero su popularidad ha llevado a que Nosotras, del Grupo Familia, diera el paso y lanzara sus panties Intima Wear, reutilizables y absorbentes.

Estos se componen de tres capas, la primera absorbe, la segunda retiene y la tercera elimina olores, para generar comodidad y tranquilidad, explicó Carolina Restrepo, directora desarrollo de marca de Grupo Familia.

Este producto es ideal para las niñas que están empezando con la menstruación, pues “no es invasivo y ellas no tienen que estar cambiándose en el día o estar preocupadas por tener accidentes”, resaltó Juliana Villegas Currea, creadora de Somosmartina.

Los calzones, cuya vida útil es de casi dos años, tienen un precio que va desde $55.000, dependiendo de la marca, y también se pueden comprar en packs de tres, que en el caso de Somosmartina tienen un costo de $180.000.

Otras marcas como Somos Selem ofrecen calzones de cintura alta en paquetes de tres a $169.000 y los hipster a $149.000. Estos vienen en diversos tamaños y colores para el gusto de cada mujer.

Los cuidados que se deben tener es lavarlos siempre a mano y dejarlos secar al aire, pues la secadora puede dañar las propiedades del pantie.

Puede que en un principio suene a una gran inversión, porque un paquete de toallas higiénicas por 10 unidades puede costar $5.000, sin embargo, al año puede significar un gasto de aproximadamente $180.000, por lo que el ahorro con los métodos alternativos se ve a mediano y largo plazo.

Otra de las opciones son las copas menstruales, que según María Paula Vélez, cofundadora de Veracup.co, tienen una vida útil de 10 años y pueden utilizarse hasta 12 horas; aunque cada mujer debe comenzar a conocer su flujo y su cuerpo, pues puede llegar a necesitar vaciar la copa antes de cumplir las 12 horas de uso.

Es muy importante siempre comprarle a marcas confiables y mirar el material de la copa, que debería ser silicona médica que garantiza asepsia y son hipoalergénicas. Su costo inicia desde $70.000; “no generan irritaciones ni resequedad en el canal vaginal y la vulva. Además, previene posibles enfermedades”, agregó Vélez.

Lara Briden, médico naturópata, explicó que “una copa menstrual es reutilizable, por lo que ahorra dinero, además, es una buena opción para periodos intensos porque no tiene pérdidas y retiene más flujo que un tampón. La copa corriente tiene alrededor de 30 ml, lo que equivale a tres tampones súper”.

La copa también es un producto que ayuda a que las mujeres aprendan sobre su cuerpo, y se conozcan. Es importante saber que estas vienen por tallas, usualmente son dos, las pequeñas son para mujeres que no hayan tenido partos y la segunda para mujeres que ya sean madres. Recientemente, las compañías han sacado una tercera talla que es para las niñas más pequeñas.

La copa debe lavarse en agua hirviendo por cinco minutos, por lo que se recomienda comprar una olla pequeña, preferiblemente esmaltada. El proceso debe realizarse al principio del ciclo, antes de usar la copa y una vez finalizado el ciclo para guardar la copa; puede lavarse con jabón, pero deben ser neutros para que no altere las propiedades de la herramienta.

Todos estos productos pueden utilizarse de forma complementaria según el día del ciclo, el flujo y las preferencias de cada persona.

LOS CONTRASTES

  • Carolina RestrepoDirectora Desarrollo de Marca de Grupo Familia

    “Venimos investigando sobre estos productos alternativos hace tres años y ahora lo pudimos lanzarlo. Hemos generado conciencia sobre el medio ambiente”.

  • Juliana Villegas CurreaCreadora de Somosmartina

    “El Gobierno debe entender que no todas las mujeres tienen acceso a los productos de higiene femenina porque son muy costosos y ellas tienen otras prioridades”.

Aunque no son un producto tan nuevo, también está la opción de comprar y usar toallas y protectores de tela. En marcas como Boutique Menstrual se pueden conseguir desde $15.000 la unidad y $35.000 el paquete de tres. Estos también vienen en diversos colores y estilos; además, pueden utilizarse solos o como complemento de la toalla.

Es recomendable también lavar este producto a mano, con jabones neutros y dejar secar al viento, para cuidar la tela y sus propiedad. La vida útil de las toallas y protectores de tela puede ser de hasta cinco años.

Para quienes son más tradicionales y quieren seguir con las toallas y tampones de siempre, en el mercado se han venido desarrollando opciones biodegradables, aunque en Colombia todavía no se tiene una compañía que fabrique estos productos, se pueden adquirir por medio de espacios como Tienda con Sentido.

A pesar de las diversas opciones que hay actualmente, todavía hay un gran reto por superar y es el de el acceso a estos productos, pues a pesar de generar ahorros importantes, quienes viven con lo del día a día no tienen la capacidad para comprarlos. Por ello, no son pocas las voces que piden al gobierno reducciones en impuestos como el IV, además de apoyar e impulsar iniciativas para aumentar el acceso en comunidades en estado de vulnerabilidad donde muchas veces las niñas deben faltar a clases durante su periodo, lo que no contribuye a su educación.