.
LABORAL Los beneficios de implementar un plan de Responsabilidad Social Empresarial
jueves, 13 de junio de 2019
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

  • RSE

Para crear una estrategia corporativa es necesario estar alineado con los objetivos de desarrollo sostenible, definir los grupos de interés y establecer indicadores de gestión

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Cada vez hay un mayor interés por las compañías de varios sectores en realizar iniciativas que no solo se centren en su operación, sino que mejoren los ámbitos sociales, ambientales y económicos a su alrededor por medio de un plan de Responsabilidad Social Empresarial.

Según la encuesta Panorama de la gestión social de 500 empresas en Colombia, realizada por la Asociación Nacional de Empresarios (Andi), 51% de las compañías que desarrolla programas de RSE lo hace porque tienen una preocupación por la justicia y el desarrollo humano; 31% cree que estas iniciativas le ayudarán a atraer, motivar y retener el talento humano, y 22% considera que es una estrategia de relacionamiento con los grupos de interés.

Carolina Muñoz, directora general de la firma Descubre y docente de la Universidad de La Sabana, aseguró que “no hay un momento puntual para iniciar un programa de RSE en una empresa, lo importante es que quieran hacer algo social e identifiquen las necesidades de sus públicos objetivos, así como relacionar la actividad con su cadena de valor y mirar los aspectos sociales, económicos y ambientales”.

Por su parte, Diana Marcela Puerta López, directora de las maestrías en Gerencia Ambiental y Gerencia y Práctica del Desarrollo de la Universidad de Los Andes, aseguró que “hay que trascender el concepto de responsabilidad social hacia el de sostenibilidad corporativa, pues no es algo que ‘les toque’, sino algo que quieran hacer, buscando agregar valor a todos los grupos de interés, incluyendo en ellos a la naturaleza”.

Por ello aseguró que antes de crear un plan, se debe repensar el propósito, para que las actividades de la compañía no solo velen por el beneficio económico de los propietarios y accionistas, sino “involucrar a las partes interesadas clave para alcanzar nuevos niveles de innovación ambiental y social”.

Puerta recordó que es clave tener un diseño regenerativo de productos y servicios, para “interrumpir la ‘exhalación’ industrial carbónica”, brindando opciones que se integren en la economía circular, y así ayudar no solo a las personas, sino a la conservación del planeta.

Las expertas señalaron que la gobernanza participativa, debe tenerse en cuenta para incluir a todos los grupos de interés y de esa manera crear un entendimiento compartido de cómo avanzar hacia los objetivos de sostenibilidad y así apoyar la toma de decisiones.

LOS CONTRASTES

  • Carolina MuñózDirectora general de Descubre

    “No hay un momento puntual para iniciar un programa de RSE en una empresa, lo importante es que quieran hacer algo social e identifiquen las necesidades”.

  • Diana Marcela Puerta LópezDir. posgrado MGA de la U. de los Andes.

    “Hay que trascender el concepto de responsabilidad social hacia el de sostenibilidad corporativa, pues no es algo que ‘les toque’, sino algo que quieran hacer”.

Finalmente, la docente dijo que se debía influir para el cambio, aprovechando “el poder de la influencia de la marca para impulsar un cambio sistémico hacia un mundo sostenible a través de interacciones con todas las partes interesadas”.

Muñoz también resaltó que tener un programa de RSE brinda diversos beneficios a las compañías, entre los que resalta que “a nivel interno, las personas se enamoran de la empresa y eso hace que su rendimiento mejore”.

A nivel externo, aseguró que beneficia “la reputación, pues cuando tienes indicadores de sostenibilidad tu reputación aumenta y es más fácil fidelizar a los clientes y usuarios”.

Además, “tienen la posibilidad de participar y enlistarse en la bolsa de valores, así como buscar más inversiones extranjeras, pues estas no solo le piden que sea bueno a nivel financiero, sino también buscan tener resultados a nivel social, ambiental y económico. Y así velar por la sostenibilidad corporativa donde se involucre a todos los grupos de interés y se incluya entre ellos a la naturaleza”.

Puerta López, agregó otro beneficio se enmarca en lo “moral, en tanto se contribuye al bienestar de las generaciones actuales y las futuras con sostenibilidad ambiental”.

Igualmente, dijo que hay que resaltar los “impactos ambientales porque se protegen los servicios ecosistémicos fundamentales en todos los ciclos productivos y, en tanto se contribuye a no sobrepasar los límites ambientales”.

Debido a estos beneficios, para quienes quieren empezar con el diseño de un plan de RSE en su compañía, Muñoz explicó que en primera instancia, deben “definir qué es RSE para la empresa y sobre qué Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) van a trabajar, pues un plan que no los contemple, no tiene sentido”.

Después se deben ver los grupos de interés, por lo que “hay que definirlos, caracterizarlos y priorizar, así como “tener en la cuenta la cadena de valor de la empresa para generar iniciativas que se relacionen y sean transversales en el plano ambiental, social y económico”.

Al tener claro qué se quiere hacer y a quién se le quieren dirigir las acciones de la empresa, es importante “establecer los indicadores de gestión y resultados, para poder evaluar y hacer seguimiento al impacto de las acciones que se están realizando. Si son correctas, si están resultando como se espera y si el público al que se dirigen es el indicado. Entre otros factores a los que se les debe hacer un seguimiento”, resaltó la directora general de Descubre.

Muñoz, explicó que además del plan de RSE, también se tiene que diseñar uno de comunicaciones “para que las personas conozcan la gestión de la compañía, quieran apoyarla o simplemente la repliquen con otras personas”.

Asimismo, agregó que esto va de la mano al “buscar aliados estratégicos que apoyen el plan de RSE, pues está comprobado que cuando un proyecto cuenta con soporte de compañías o personas claves, son más prósperos. De lo contrario están propensos a desaparecer rápidamente”.

Greenwashing, el método de algunas compañías para parecer social

Los consumidores han exigido a las compañías que se preocupen por su impacto a nivel social y medioambiental, sin embargo, algunas empresas prefieren engañar a los usuarios creando una fachada para ‘blanquear su imagen’ y no tener que cambiar ninguno de sus procesos.

El primero en hablar de este concepto, conocido como Greenwashing, fue el activista británico David Bellamy, quien dijo que algunas empresas ponían sus productos con imágenes de naturaleza, para simular un compromiso con el ambiente.

MÁS DE RESPONSABILIDAD SOCIAL

Salud 17/06/2021 Techo Colombia y Aire Fresco se vinculan para mejorar salud mental de sus empleados

La plataforma de meditación ofrecerá sus herramientas a trabajadores, voluntarios y beneficiarios de la organización sin ánimo de lucro

MÁS RESPONSABILIDAD SOCIAL