En la capital se producen 6.300 toneladas de basura al día, de las cuales solo se aprovecha entre 14% y 15%, según datos del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible

Laura Neira Marciales - lneira@larepublica.com.co

Poner a dieta a Doña Juana ha sido uno de los mayores objetivos de las iniciativas medioambientales en los últimos años, pues en Colombia se generan cerca de 12 millones de toneladas de basura al año, de las cuales se recicla solo cerca de 17%. En Bogotá, la cifra es preocupante, pues se producen 6.300 toneladas de basura al día y solo se reaprovechan entre 14% y 15%, según el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible.

Daniel Mitchell, presidente de Acoplásticos, resaltó que en el país “cerca de 85% de los residuos son enterrados en los rellenos sanitarios. En muchos países de Europa, este valor es cercano a 0% debido a sus políticas de aprovechamiento de residuos. Esto quiere decir que estamos literalmente enterrando materiales que tienen un valor monetario en los mercados”.

Uno de los mayores problemas es que las personas no son conscientes de los residuos que generan y del impacto que trae no disponerlos de forma adecuada, “esta función se le atribuye a las empresas de aseo y al estado, por lo que las personas se desentienden del proceso”, dijo Jessica Rivas, coordinadora de Sugamuxi Tú y Yo.

Esta organización lidera la iniciativa ‘Más compost, menos basura’, con la que recogen los residuos orgánicos de las personas cada semana para compostarlo y devolver trimestralmente compostaje o algunos productos de la huerta.

Para esto tiene planes como el de hogar, perfecto para familias, personas solteras y estudiantes, que tiene un costo de $40.000 mensuales, con este le dan un recipiente de plástico reciclado de 10 o 20 litros en el que pueden poner los residuos orgánicos recogidos cada semana.

También tienen uno para hogares más grandes o Pymes en el que les dan un recipiente de 30 litros, este tiene un costo mensual de $65.000.

El aceite es uno de los residuos que debe ser mejor dispuesto, pues un solo litro, puede contaminar 1.000 litros de agua, según explicó Andrea Castro Gómez, directora Bazero, un proyecto que recibe y recoge de forma gratuita botellas llenas de aceite utilizado, que son entregadas a un gestor, autorizado por la Secretaría de Ambiente, para convertirlo en biodiésel o biocombustible.

Cuando este combustible amigable con el medio ambiente es utilizado en los vehículos de gran tamaño disminuye entre 70% y 90% las emisiones de dióxido de carbono.

Con su campaña ‘Gotas de aceite por litros de agua’, reciben cerca de 400 litros de aceite al mes, con los que se salvan 400.000 litros de agua potable. “Nuestra responsabilidad no es solo con las fuentes hídricas como los humedales y el Río Bogotá, sino con el mar, que es a donde llega toda la contaminación y el aceite que botan por el alcantarillado”, agregó Castro.

LOS CONTRASTES

  • Andrea Castro GómezDirectora Bazero

    “Un solo litro de aceite puede contaminar 1.000 litros de agua, por esto debemos disponerlo adecuadamente, para cuidar nuestras fuentes hídricas como los páramos, el Río Bogotá y el mar”.

Las personas pueden recoger tres litros de aceite y llamarlos para que ellos lo recojan, o poner puntos de acopio en los conjuntos o edificios para reducir la huella de carbón y hacer una sola recolección con más aceite.

Adicionalmente, con iniciativas como ‘Aprendo Viviendo’, impulsan la educación ambiental, y lo complementan con ‘Actuar en vez de criticar’, en la que trabajan con las comunidades desarrollando pacas digestivas, que se desarrollan en los parques o zonas comunes de los barrios para depositar los residuos orgánicos y hacer compostaje en comunidad.

Para la disposición de los plásticos también está la Fundación Botellas de amor donde reciben los ladrillos ecológicos, que son las botellas rellenas de todo tipo de plásticos de un solo uso, con el fin de transformarlas en madera plástica con la que pueden hacer colegios, parques, casas y demás espacios, reduciendo el impacto estos residuos y dándoles una segunda vida que ayude a otras personas y comunidades.