LEGISLACIÓN Mype y no Pyme (I)
sábado, 8 de julio de 2017
La República Más

Ramón E. Guacaneme

Parecería un tema de siglas pero es mucho más profundo que eso. La propuesta es clara: avancemos del concepto Pyme (Pequeña y Mediana Empresa) al de Mype (Micro y Pequeña Empresa) y dejemos que la Media Empresa (ME) se libere de estar atada al destino de la pequeña.

Desde hace varias décadas, se ha tomado el concepto Pyme como piedra angular para la generación de política comercial e industrial, incluyendo en una misma bolsa las pequeñas y medianas empresas, tomando como criterio para su clasificación desde el número de empleados, valor de sus activos hasta el valor de sus ventas.

La legislación ha tenido el siguiente desarrollo: la Ley 590 de 2000 en su Artículo 2º, clasificó  las Pyme con dos criterios: 1. Número de empleados o 2. Valor de activos. Posteriormente la Ley 905 de 2004. Artículo 2º mantuvo esa forma de clasificación y amplió el techo del valor de los activos pasándolo de 15.000 a 30.000 SMLV, para ser clasificado como ME. Luego se expidió la Ley 1151 de 2007 y en su Artículo 75°  determinó que conjuntamente deberían tenerse para la clasificación los siguientes parámetros: 1. Número de trabajadores permanentes y 2. Valor de las ventas brutas y/o activos totales. Si bien es cierto esta segunda característica no era simultánea, sí se debe hacer notar que fue la primera ocasión que se incluyó el concepto de ventas. En el parágrafo de este artículo se determinó que seguiría vigente la definición de la ley 905 de 2004 hasta cuando se reglamentara la ley 1151 de 2007.

Esa reglamentación nunca se dio, pero sí se expidió la Ley 1450 de 2011 que en su Artículo 43°, determinó que se podrá utilizar uno o varios de los siguientes criterios: 1. Número de trabajadores totales, 2. Valor de las ventas brutas anuales, 3. Valor de activos totales y así mismo ordenó que en tanto dicha ley no se reglamentara, cosa que a la fecha no ha ocurrido, seguiría vigente la clasificación de la ley 590 de 2000.

Increíble pero cierto: 17 años después estamos en el  mismo punto de partida

¿Cuáles serían las razones para pasar del concepto Pyme a Mype?. Hay muchas, pero en principio hagamos un símil con los hermanos: hay una edad en que pueden compartir la ropa, pero en algún momento cada uno debe tener sus propios elementos, a su medida, diseñado para sus necesidades. Y la ME ha crecido y se le debe apoyar para que siga creciendo. Las Mype comparten muchas similitudes, en cuanto a su origen, concepción de posibilidad de crecimiento y campo de acción, en particular en lo que hace referencia a la dificultad en innovación, investigación y desarrollo que a su vez conlleva a una baja posibilidad de internacionalización efectiva y en el corto plazo.

La ME por su parte, tienen muchos de esos elementos. El simple hecho que maneje una nómina de por lo menos 50 trabajadores es un gran indicador. Aún cuando tienen dificultades, generalmente tienen más instrumentos y oportunidades para superarlas y clasificada por cualquiera de los tres criterios, es más probable que cuenten con un producto o servicio diferenciado y por ende con potencial exportador.

La hipótesis es que si la ME es atendida de manera directa y especializada puede impactar de manera determinante todos los indicadores económicos, incluido el comercio internacional, en momentos en que se busca desesperadamente no depender de productos minero-energéticos.

¿Es pertinente tener una política exclusiva para la ME en Colombia? Consideramos que si y en la próxima columna, profundizaríamos en ello.