.
EDITORIAL

Un mercado natural con inflación de 700%

viernes, 16 de diciembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Así no lo queramos la situación económica de Venezuela siempre afectará a Colombia, pues se comparte una frontera de 2.219 KM.

 

Hace ya casi una década que el Gobierno de Venezuela, de ese momento en cabeza de Hugo Chávez, decidió combatir la espiral inflacionaria que su país padece de manera crónica desde hace mucho tiempo, quitarle tres ceros a sus bolívares como un mecanismo de control de la cabalgante variación de precios al consumidor. Si bien fue una medida placebo, que nunca solucionó la Enfermedad Holandesa que el vecino ha padecido por varias décadas, sí sirvió para que los venezolanos sintieran que su dinero tenía mayor poder adquisitivo psicológico, pero a la postre nada funcionó.

Los chavistas del momento calificaron de genial que lo que valía por esos años 1.000 bolívares, en adelante costaría solo un bolívar, generando un efecto de felicidad momentánea, como cuando se le da una golosina a un niño. Eran años de gran preocupación inflacionaria en Venezuela, llegaba máximo a 30%, y el entorno económico mundial atravesaba los albores de la gran quiebra hipotecaria en Estados Unidos que afectó a los países desarrollados en un típico efecto dominó. Los problemas estructurales de Venezuela se pusieron al descubierto cinco años más tarde cuando los precios internacionales se desplomaron y el barril de crudo que alguna vez costó US$100 pasó a valer menos de US$40, situación que evidenció la profunda Enfermedad Holandesa de Venezuela.

Y si a esa coyuntura de precio se le suma la desaparición de su máximo líder bolivariano, la espiral de crisis no se ha detenido hasta ahora cuando las cosas en el país vecino van de mal en peor y enfrenta una inflación que superará 700% para este 2016 que termina en pocas semanas. Para hacer frente al problema de vieja data y de larga solución, el gobierno hoy en manos de un auténtico incompetente, Nicolás Maduro, decidió cerrar los puntos fronterizos para aminorar los efectos de la especulación típica de una frontera y desplegó en los límites binacionales a las autoridades para incautar el papel moneda de más alta denominación que  dejará de circular esta semana como mecanismo de apalear la crisis.

El pobre presidente Maduro tiene muchos frentes problemáticos abiertos: los bajos precios del petróleo; la hiperinflación cada vez peor; el desabastecimiento; la crisis política, y el rechazo de Mercosur a su diplomacia. Todos esos problemas pueden ser curiosos o interesantes a los ojos de los colombianos, pero no debe verse de esa manera como quien asiste de manera pasiva a algo que no le toca o lo afecta; todo lo que ocurre en Venezuela, en lo social, económico o político interfiere a nuestro país generando olas de especulación fronteriza, inseguridad en una frontera porosa y claras afectaciones en el precio del combustible en varios departamentos de la región. El Ministerio de Relaciones Exteriores y la Dian deben estar -como nunca- atentos a lo que pase en nuestro vecino.   

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 28/05/2024 Al país político le están poniendo la agenda

Ahora resulta -se empieza a percibir- que la gran necesidad de Colombia es una constituyente o un referendo, idea instalada por adoradores del poder y el dinero público

Editorial 27/05/2024 Palabras necias y muy tóxicas para la economía

Ningún funcionario del Gobierno debe usar ciertas palabras que tienen repercusiones en los mercados, hablar de cesación de pagos y emergencia económica son temas pesados

Editorial 25/05/2024 En lo pensional hay que mejorar lo aprobado

En economía y negocios no se puede “llorar sobre leche derramada”, hay que reaccionar y aprovechar las situaciones atípicas para mejorarlas, eso pasa con la reforma pensional