.
EDITORIAL

Un Emisor sordo que sigue muy indiferente

miércoles, 28 de septiembre de 2022

Lo más seguro es que los codirectores del banco de la república sigan subiendo las tasas de interés para bajar una inflación externa y de paso ahogar el consumo de fin de año

Editorial

Se viene en los próximos días la temporada de los premios Nobel que exaltan la labor de físicos, químicos, médicos, activistas sociales e intelectuales, y de paso, el Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas, que se inventó en 1968 el Nobel de Economía, una apetecida distinción que resalta el aporte de esta ciencia en el desarrollo de las sociedades. Lo primero que zanjó el banco central de Suecia o el emisor, Sveriges Riksbank, para justificarlo, pues es el único premio que no se inventó Alfred Nobel, es si la economía era una ciencia. La economía es definitivamente una ciencia. Está claro que lo es, pues los economistas pueden anticipar, prever o predecir situaciones que van a ocurrir basados en una suerte de matemática aplicada que hoy domina todos los sectores que componen el flujo económico, bajo el nombre de econometría; antes era más sociología o filosofía.

El cuento viene a colación a que este año deberían darle el Nobel de Economía a un investigador de una universidad, tanque de pensamiento o empresa, que logre desincronizar la subida de la inflación con las automáticas alzas de tasas de interés por parte de los bancos centrales. Es una acción reflejo que si la variación de precios al consumidor repunta de manera persistente, las autoridades monetarias no saben hacer más que subir los tipos de interés. Todo con la intención teórica de escasear el dinero circulante y encarecer los créditos en el sistema financiero. Es muy poco probable que eso sea tan exacto en Colombia o países similares en donde la informalidad impone sus reglas y la economía subterránea -léase narcotráfico- es evidente. Ni el Emisor, mucho menos el Ministerio de Hacienda o Planeación Nacional, han actualizado cifras sobre el impacto real de las actividades del narcotráfico en la economía doméstica, mucho menos en el costo del dinero.

Temas como el gota a gota, el lavado de activos, la informalidad y la menor bancarización no han sido medidos en su dimensión exacta y los codirectores actuales solo se han limitado a hacer lo mismo de los otros bancos centrales, subir la tasas de punto en punto desde finales del año pasado hasta ahora, acción reflejo de la Fed, que lleva a pronosticar que la tasa de intervención -hoy en 9%- pueda llegar al final del año a 12% y la inflación, mayormente importada, sea muy superior a ese valor. Pretender bajar el costo de vida, solo interviniendo la tasa de interés al sistema financiero, sin hacer política pública de comercio y producción, puede llevar a que la reducción de la inflación a la franja estimada por el Banco de la República sea una tarea realizada en casi un lustro.

En países institucionales en donde imperan la policía, fiscalía, superintendencias y aduanas, de manera responsable y efectiva, cuando el Emisor sube las tasas sí se afectan los precios, pero en países como la mayoría de los latinoamericanos, esto puede tardar años; dicen los expertos por la misma delincuencia, lavado de activos e informalidad. Las tasas altas sí influyen en las decisiones de consumo de las personas que tienen tarjeta de crédito o están dentro de la formalidad y acuden al sistema financiero, pero recordemos que en Colombia hay 48% de informalidad y en algunas ciudades sube hasta 60%. Los codirectores del Emisor siguen sordos e indiferentes y seguro elevarán las tasas con un resultado anticipado: frenar el consumo del final del año.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 29/11/2022 El futuro de las redes se basa en la confianza

Es un hecho que de aquí a 2030, el valor de las redes sociales no será distinto a la creación de confianza y credibilidad entre sus usuarios, quienes las asimilan como un servicio público

Editorial 28/11/2022 Modernizar los impuestos de las regiones

La llamada reforma tributaria de las regiones es una de las necesidades más apremiantes del Estado, no puede ser que los departamentos y municipios sigan viviendo de alcohol y tabaco

Editorial 26/11/2022 No hubo dilema entre camellos y petróleo en Catar

Maximizar los recursos naturales con un enfoque sostenible es un deber de los estados, el Mundial de Fútbol de Catar le ha mostrado al mundo que el petróleo es para transformar

MÁS EDITORIAL