.
EDITORIAL Se necesitan salidas para Uber y sus competidores
miércoles, 29 de junio de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El Gobierno Nacional es el responsable directo de no dar con la solución al problema que está generando uber en las calles de las ciudades.

La velocidad con que avanzan las soluciones tecnológicas es muy superior a la gestión de cualquier funcionario público en todos los rincones del planeta. El ejemplo más fehaciente es el de Uber, una plataforma tecnológica que ha puesto en jaque a todos los sistemas de transporte masivo en la inmensa mayoría de los países. Y Colombia no es la excepción: ya van tres ministros de Transporte, dos de Tecnologías y un Vicepresidente, a quienes les ha quedado grande el problema de reglamentar este tipo de servicios, o por lo menos entender cómo funcionan para hacer normas claras que vayan en consonancia con los adelantos a los que se enfrenta la sociedad de la información.

¿Qué pasó con los famosos decretos de los ministros anteriores sobre las plataformas de tecnología y el servicio de transporte? ¿Para dónde se fue la modernización de los taxis en las ciudades capitales? ¿Por qué son cada vez más los tenedores de vehículos particulares que montan sus empresas de transporte sin los permisos adecuados, pero con una aplicación que les permite conectar al prestador del servicio con el usuario? Son docenas de preguntas que ponen al descubierto la falta de voluntad política de la actual administración. Los taxistas de Colombia han entrado en pie de lucha contra la plataforma Uber como si su existencia o su nacimiento fueran la causa de sus problemas. Nada más lejos de la realidad, la mayoría de la prestación del servicio de taxis en Bogotá, Cali, Medellín o Barranquilla es de muy baja calidad, no solo por los vehículos, sino por la atención de los choferes que dista mucho del profesionalismo o el interés por hacer bien su trabajo. A esa situación se ha sumado la alternativa que crece unida al cordón umbilical que es Uber y que ha puesto al descubierto un secreto a voces desde hace varias décadas: el mal servicio de los taxis.

Pero el silencio de los responsables o el poco entendimiento del asunto está generando una guerra urbana de difícil solución. No se puede bajar la plataforma de Uber, como tampoco permitir que cualquiera sea taxista, como pretende el servicio Uber X. El Gobierno Nacional, con la Vicepresidencia a la cabeza y con responsabilidad directa de los ministerios de Transporte y Tecnologías, deben tomar el toro por los cuernos y solucionar un lío que puede convertir a las ciudades en campos de batalla entre transportadores. Por fortuna no es solo en Colombia en donde la plataforma en mención ha generado estragos en las calles, es en casi todos los países desarrollados, y con más eficiencia y sonoridad en los subdesarrollados como el nuestro, en donde han hecho un gran hueco en las finanzas de miles de familias que han pagado un cupo para prestar el servicio de transporte a través de taxis.

Es imperativo solucionar esta situación y de paso generar jurisprudencia, pues se vendrán  más “uberes” en todos los sectores económicos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/06/2021 Todo el mundo quiere “comer” empresarios

Algunos Congresistas, sindicatos, desempleados, gobernantes y la competencia misma, tienen en jaque o, por lo menos, acosada la actividad empresarial, que es peligroso para la economía

EDITORIAL 19/06/2021 Algunos congresistas irresponsables

La legislatura que termina se ensaña contra la actividad empresarial e iniciativas como jornada laboral, etiquetas y licencias tienen un costo que perjudica los nuevos empleos

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

MÁS EDITORIAL