.
EDITORIAL

Máxima alerta por constructores incumplidos

jueves, 8 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lo que está pasando con el anillo vial de Crespo es solo la punta del Iceberg de obras que están muy alejadas del cronograma.

 

Es innegable la labor que la Vicepresidencia de la República, en cabeza de Germán Vargas Lleras, la Agencia Nacional de Infraestructura, con Luis Fernando Andrade, e Invías,  en manos de Carlos Alberto García, han desarrollado en los últimos años. El país ha abierto frentes de obras en todos los rincones y hay un plan maestro a largo plazo que hará de Colombia un país muy competitivo en carreteras, autopistas, puertos y aeropuertos. La cascada de proyectos es tal que la construcción sigue siendo el sector de la economía protagonista, no solo en generación de empleo, sino en la demanda de bienes importados como maquinaria, y no se puede olvidar de aumento permanente en el despacho de cemento. No es una exageración, pero el país está en obra.

Pero ya se empiezan a ver los problemas crónicos que tienen que ver con el profesionalismo de muchas firmas constructoras que son eficientes para ganarse licitaciones y muy deficientes para entregar las obras. Es un hecho ineludible que muchas de las grandes constructoras nacionales tienen departamentos jurídicos más grandes que sus divisiones de ingeniería y se han vuelto especialistas en incumplir y demandar al Estado, a los municipios o departamentos, muchas veces aliados con funcionarios públicos. Así como se ve que el país está en obra y hay muchas autopistas terminadas y carreteras entregadas a los usuarios, hay montones de obras rumbo a los estrados judiciales, una situación que se repite una vez más. Tal vez el país olvidó muy rápido a los constructores corruptos que recibieron dineros y nunca entregaron sus obras comprometidas.

Esta semana la ANI declaró el incumplimiento, por parte del Consorcio Vía al Mar, en la ejecución de las obras del Anillo Vial de Crespo en Cartagena, un proyecto que ha sido inaugurado varias veces. La obra no se entregó en el tiempo establecido en el contrato y que a la fecha aún se continúan haciendo ajustes. Pero esa obra solo es la primera. A lo largo y ancho del país ya se empiezan a ver constructores muy colgados, dejando entrever que hay algo que falta por ajustar y es la contratación de profesionales idóneos con una gran ética profesional. El Ministerio de Transporte, el Invías y la ANI deben acudir a todas las herramientas legales de que disponen para hacer cumplir los contratos a los constructores, pues el país no puede volver a los tiempos de entregar dinero público, generar expectativas y no hacer vías. Lo de Crespo es solo un campanazo de alerta temprana de cientos de obras en todos los departamentos que están muy alejadas de sus cronogramas propuestos.

Ojalá la institucionalidad del país tome nota atenta de las obras que están quedadas en los cronogramas y logre presionar a los constructores para que no sean inferiores al reto de dotar a Colombia de la buena infraestructura prometida.  

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 23/04/2024 Hay que apurar los proyectos energéticos

El Gobierno Nacional no se puede quedar en el diagnóstico de la crisis energética actual, debe solucionar el problema con proyectos de generación, de transmisión y exploración

Editorial 22/04/2024 Debe ser un imperativo bajar la pobreza

Como se mida la pobreza, es un asunto sin dolientes en el Gobierno, a la luz de las políticas públicas que se diseñan para sacar de ese estado a una buena parte de la población

Editorial 20/04/2024 Es urgente avanzar en productividad

Más que nuevos días festivos, el país económico necesita producir para reducir la pobreza y disminuir la precariedad, objetivos que solo se consiguen si la productividad aumenta