.
EDITORIAL

Lecciones de las renuncias de Messi y Cameron

lunes, 27 de junio de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

La vida está llena de traspiés que prueban la madera de la que están hechos los verdaderos líderes, hay derrotas, pero siempre hay mañana

Los últimos días nos han dejado grandes lecciones de liderazgo, como en aquel best seller de Green, “Las 48 Reglas del Poder”, en el que se alecciona a través de principios que debe cumplir una persona para ser exitosa en su mundo laboral y que perfecciona recordando anécdotas históricas de célebres personajes que infringieron esas reglas y fracasaron en sus gestas.

La salida de Gran Bretaña de la Unión Europea era considerada por muchos como un Cisne Negro, ese calificativo de Taleb a sucesos inesperados casi imposibles de ocurrir y que cuando suceden son absolutamente disruptivos para la sociedad, en este caso la europea. David Cameron, el primer ministro inglés, se había jugado su capital político para hacer que sus ciudadanos siguieran viviendo el sueño de una gran Europa, próspera, solidaria, que actuara en bloque para enfrentar las distorsiones políticas, económicas y de seguridad. El fracaso en el referendo, convocado para que los ingleses decidieran si salían de ese sueño o se quedaban, obligó a Cameron a presentar su renuncia a los pocos minutos de conocerse los resultados.

Justo cuando 48% de ingleses quieren seguir con las fronteras comunes y el libre comercio, el líder de esa posición tira la toalla y decide abandonar el barco sin dar la pelea que debía librar, pues es solo una batalla en la guerra por hacer de la vieja Europa una zona del mundo donde la prosperidad se construye. Cameron se equivocó rotundamente al despedirse derrotado, dejando huérfanos a los proeuropeistas que no son pocos en su país que se lanza al vacío económico y con una fractura inmediata, pues Escocia sí quiere estar en la Unión Europea.

La otra pataleta que nos deja varias lecciones es la de Lionel Messi, el mejor jugador de fútbol de todos los tiempos. Valga aclarar que la sobreexposición mediática del joven argentino es enorme en un mundo donde la competencia es superior y nada comparable con los tiempos en que jugaron Pelé y Maradona. Es cierto que estos fueron campeones mundiales en los años 60, 70, 80 y 90, épocas en las que el fútbol era una cuestión patriótica que solo hervía cada cuatro años. Hoy vemos a Messi casi todas las semanas jugando de todo con los mejores del mundo. Messi no es nada comparable con viejos jugadores. Pero el gran lugar de Messi es salir pateando su propia selección porque erró un penalti en la final de la Copa América. Al igual que Cameron cometen el pecado capital de la soberbia, de desconocer que en el deporte y en la política hay revancha y que quienes la aceptan con grandeza y aprendiendo de las derrotas son los que hacen historia. Siempre hay un nuevo día (hasta para Messi y Cameron); y los hechos de los grandes hombres, de los que beben los acontecimientos, siempre asumen los retos históricos que les ha impuesto su biografía.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 13/07/2024 La Selección y otros propósitos nacionales

Está claro que solo el fútbol une a Colombia y que gane la selección es el propósito nacional, pero ¿qué otros propósitos de bien común debe tener un país huérfano de grandes victorias?

Editorial 12/07/2024 Las lecciones empresariales de la Selección

Colombia está en modo fútbol por el excelente desempeño deportivo de la selección, como consecuencia de las buenas decisiones en la administración del recurso humano

Editorial 11/07/2024 Los ministros deben ser ministros

En temporada de cambio de ministros llama la atención el perfil de los nombrados y los retos que tienen por delante, y si en algo yerra el Presidente, es en nombrar idóneos