.
EDITORIAL

La polémica del Metro, ejemplo de canibalismo

sábado, 4 de febrero de 2023

Torpeza, Corrupción, arrogancia, prepotencia y mezquindad, son los pecados de los políticos colombianos que le han Negado la posibilidad a Bogotá de tener un metro para sus habitantes

Editorial

Colombia nunca llegará a ser un país desarrollado, ni con unos mínimos de calidad de vida si no logra que su ciudad capital, de más de 11 millones de habitantes, no cuente con un sistema de transporte masivo basado en trenes, tal como sucede en todas las conglomeraciones urbanas con esa cantidad de habitantes. No existe ciudad del mundo del tamaño de Bogotá que no cuente con una o dos líneas de metro y la explicación no es otra que la corrupción, falta de visión, torpeza, prepotencia y mezquindad de algunos políticos colombianos.

Desde 1954, todos los presidentes de la República le han prometido metro a la capital del país, pero le han quedado mal; algunos han dejado que la corrupción estafe la ciudad con estudios amañados; otros han desviado los recursos para satisfacer intereses particulares, a la mayoría no le ha interesado el bienestar de millones de habitantes de la ciudad, y otros tantos que vienen a la capital; lo más elocuente de la incapacidad es que un buen número de presidentes han sido alcaldes, concejales, congresistas bogotanos que aún viven en medio del caos que ellos debieron resolver.

Si el país de los electores capitalinos tuviese la oportunidad de castigar la falta de gestión, la mediocridad o incapacidad de sus alcaldes y presidentes, ninguno saldría bien librado. El Metro de Bogotá no es un asunto solo de los bogotanos y quienes frecuentan la ciudad, es motivo de competitividad nacional, pues representa la cuarta parte del PIB y una buena parte del pago de impuestos generados en el Distrito se derrama para las arcas nacionales.

Se equivocan quienes dicen que el Metro es un problema local porque desconocen la formación tributaria nacional, la generación de riqueza y el aporte al producto interno por regiones; es más, la inmensa mayoría de las empresas no bogotanas que hoy tienen presencia en el mercado en esta ciudad de 11 millones de habitantes, deben empujar a los gobernantes para que la primera línea del sistema de transporte masivo empiece a andar, y sus empleados, inversiones y ventas tengan un mejor horizonte.

Está demostrado que la construcción de un metro no solo redunda en calidad de vida de sus habitantes o usuarios, sino en progreso para el país, competitividad y un dividendo por buena infraestructura. Toda Colombia gana si los bogotanos disfrutan de un metro porque la capital es el verdadero epicentro de la economía.

Lo que hoy ha avanzado, valga la pena decir que es la primera vez que el metro ha dado pasos certeros, no debe pararse ni cambiar los planos al capricho del Alcalde o Presidente de turno, habrá en el futuro dos o tres líneas adicionales a esta primera ruta del Metro; seguir discutiendo de si es elevado o subterráneo es el ejemplo del canibalismo colombiano que ha cegado al país de ser un mejor vividero.

El Ministerio de Transporte cometió un error enorme al pretender chantajear a los bogotanos con la amenaza de que se cambia el plan de negocio o se suspende la financiación firmada, con esa sinsalida lo único que logró fue el pistoletazo de arranque de la nueva campaña por la Alcaldía Mayor de Bogotá; precipitó la discusión del Metro como gran elector y puso en aprietos a los candidatos cercanos al Gobierno Nacional actual. Ojalá este episodio, por primera vez en 70 años, sirva para exigirles a las empresas chinas encargadas de la obra que entreguen todo en los tiempos contratados y con el plan inicial.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/06/2024 Una reforma laboral sin tocar la informalidad

Vuelve y juega una reforma laboral que avanza sin tocar la informalidad, no hay incentivos para que trabajadores y empresarios disminuyan la precariedad

Editorial 18/06/2024 Profesores en protestas y sus alumnos rajados

La Ocde publica un estudio comparativo en el que los jóvenes colombianos también “pierden el año” en pensamiento creativo, en medio de una fuerte crítica a la calidad de sus maestros

Editorial 17/06/2024 Es el momento de hacer algo contra la evasión

La evasión de impuestos en Colombia ronda 6% del PIB, unos US$17.000 millones, unas tres reformas tributarias, problema que debe ser abordado ahora que hay crisis de recursos