miércoles, 24 de junio de 2020

El avance del covid en Barranquilla, Cartagena, Cali y Bogotá obliga a los alcaldes a reenfocar su estrategia contra ese virus

EditorialLR

Con el avance del virus en el país y las cifras que ha recogido el Ministerio de Salud y el Instituto Nacional de Salud ya se pueden sacar varias conclusiones que ayudarán a los alcaldes y gobernadores a reenfocar las estrategias que tomen para evitar que sigan creciendo los contagios masivos. Pese a que en una primera instancia funcionaron las cuarentenas con altas restricciones, ya se sabe que en países con una alta desigualad e ingreso medio estas medidas son descartables, por el fuerte golpe que genera en la economía y en la población vulnerable.

De esta manera, una de las soluciones a la vista es la zonificación, especialmente, en departamentos y ciudades con las mayores tasas de crecimiento de contagios como Barranquilla, Cartagena, Bogotá y Cali. Además, de las zonas donde hay un crecimiento potencial, como Nariño y Amazonas.

El giro de política pública en estas regiones es necesario y la experiencia dice que podría funcionar el ataque directo a los focos de contagio. Es decir, volver a las medidas más clásicas, que se pueden mejorar todavía más con el uso de la tecnología. Esto es, detección activa con pruebas masivas y focalizadas, tratamiento en casa y aislamientos. Adicionalmente, mejores formas de comunicación del distanciamiento social.

En las pruebas, teniendo en cuenta que en los 76 laboratorios para diagnóstico de covid-19 en el país, la capacidad instalada para procesar es de 17.816 pruebas diarias, y ya se está llegando a los niveles máximos, se deben centralizar en esos focos que se identifiquen para que estas sean más eficientes.

Otro de las soluciones que pueden seguirse y que fueron usadas en otras regiones es la alianza de Google con la Gobernación de Antioquia, que permitió con el uso de data, identificar a personas que hayan estado en contacto con casos diagnosticados como positivos. El uso de la plataforma permite identificar contactos de grado uno, es decir personas que estuvieron a 10 metros por cerca de 30 minutos con el paciente que ya fue diagnosticado, 15 días atrás y atacar ese posible núcleo para después realizar un aislamiento inteligente.

Otra opción, es aumentar los equipos epidemiológicos para hacer la trazabilidad de esos casos. Además, según varios expertos este podría ser un impulso para el empleo y la formación, ya que si no hay suficientes equipos se podría pensar en el uso del Sena para tecnificar a más personas que puedan trabajar en estos equipos que frenan la propagación en zonas ya identificadas.
Pese a que el giro de política debe ser a nivel nacional, este debe ser liderado por cada región y coordinado con el Gobierno, para que no se vuelvan a repetir casos donde varios alcaldes, pese a que frenaron el contagio, sufrieron un revés por la implementación de políticas públicas contrarias que venían desde el Gobierno Nacional.

La última medida y la más importante sigue siendo la autodisciplina social. Es inaceptable que en solo un fin de semana la Policía Nacional haya reportado 2.280 fiestas clandestinas, su mayoría en Bogotá y el Valle del Cauca, y que por esto se pierda todo el esfuerzo que se está haciendo desde otros frentes para controlar los contagios. La economía y la línea de contagios solo mejorará si prima el autocuidado en esta “nueva normalidad” que llegó para quedarse.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 24/09/2020 Todo comienza con la confianza comercial

El Índice de Confianza Comercial se ubicó en 13,8% por primera vez en seis meses, lo que señala el camino de una recuperación, pero hay que traducir el dato en realidad económica

Editorial 23/09/2020 Camino certero para cuando haya vacuna

El Acuerdo Covax para la adquisición de una eventual vacuna contra el covid-19 es una de las movidas estratégicas más importantes del Gobierno que hacen ver la luz al final del túnel

Editorial 22/09/2020 Las protestas no ayudan a que la economía crezca

La inversión pública y del sector productivo es clave para hacer crecer la economía, pero esto no se logra en un ambiente enrarecido por las protestas y los rebrotes de covid-19

MÁS EDITORIAL