.
EDITORIAL La economía griega pasa por el punto de no retorno
miércoles, 1 de julio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Las exportaciones Griegas deben volver a ser competitivas, pero hay que devaluar su cambio y con el euro como moneda, esa decisión no se puede tomar.

Los 27 países miembros de la Unión Europea se enfrentan a uno de sus peores fantasmas financieros desde que el experimento económico se echó a andar, con moneda única y todo, hace 15 años. Grecia está ad portas de entrar en cesación de pagos al incumplirle al Fondo Monetario Internacional; está pidiendo un tercer rescate al Banco Central Europeo; los bancos están cerrados temporalmente y el Gobierno populista de Syriza impuso desdeel lunes pasado controles de capital, que no son otra cosa que límites gubernamentales al movimiento de fondos al extranjero (nadie puede sacar dinero del país). Pero lo peor es que Alexis Tsipras, el ingeniero primer ministro desde el 26 de enero de 2015, pagará las pensiones y los salarios a los empleados estatales en papel timbrado, que tal como lo afirma Paul Krugman, no es otra cosa que una moneda paralela, osea, la muerte del euro para los griegos.

Este próximo domingo habrá un referéndum que le preguntará a los griegos sobre la conveniencia de aceptar las exigencias de las autoridades económicas de la Unión Europea y que si es negativa (mayoría de votos por un No), los sacaría del sistema euro o si es afirmativa, por un Sí, simplemente manejarían las condiciones de un tercer rescate económico. No es una situación fácil, pues los líderes de Syriza, el partido gobernante, son muy populares porque prometieron no cumplir con la austeridad que exigen las instituciones que representan los intereses de los acreedores, conocidas como la Troika.

Krugman explica la situación de manera simple: “Sí, el gobierno griego estaba gastando más allá de sus posibilidades a finales de la década de los 2000. Pero, desde entonces ha recortado repetidamente el gasto público y ha aumentado la recaudación fiscal. El empleo público ha caído más de un 25%, y las pensiones (que eran, ciertamente, demasiado generosas) se han reducido drásticamente. Todas las medidas han sido,en suma, más que suficientes para eliminarel déficit original y convertirlo en un amplio superávit (...) ¿Por qué no ha ocurrido esto? Porque la economía griega se ha desplomado, en gran parte, como consecuencia directa de estas importantes medidas de austeridad, que han hundido la recaudación (...) Y este colapso, a su vez, tuvo mucho que ver con el euro, que atrapó a la economía griega en una camisa de fuerza. Por lo general, los casos de éxito de las políticas austeridad -aquellos en los que los países logran frenar su déficit fiscal sin caer en la depresión-, llevan aparejadas importantes devaluaciones monetarias que hacen que sus exportaciones sean más competitivas. Esto es lo que ocurrió, por ejemplo, en Canadá en la década de los noventa, y más recientemente en Islandia. Pero Grecia, sin divisa propia, no tenía esa opción”.

La leve recuperación de Europa puede frenar en seco dependiendo de lo que decidan los griegos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 16/06/2021 El regreso de una nueva normalidad

Nada volverá a ser lo mismo que antes para Colombia, no sólo comparado con la vieja normalidad, sino por las cicatrices de unos 50 días de bloqueos y protestas

Editorial 15/06/2021 No se pueden perder las ganas de hacer empresa

No puede pasar desapercibido que las empresas le han hecho saber al Gobierno que aportarán más impuestos de los que pagan hoy en día para avanzar en los programas de inversión social

MÁS EDITORIAL