.
EDITORIAL

La crisis de liderazgo engendra antihéroes

martes, 17 de enero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

El mundo atraviesa una crisis de liderazgo por la misma coyuntura en donde las cosas son efímeras y los procesos deben ser inmediatos.

 

Partamos de que a muchos les seduce o se sienten más identificados con el Guasón que con Batman o con Lex Luthor en lugar de Superman. Atravesamos una época en la que en ciertas circunstancias -sin generalizar por supuesto- los antivalores prevalecen frente a los valores tradicionales. Caminamos por una coyuntura mundial sin liderazgos rutilantes en el largo plazo, en donde todo es perecedero, se opaca, se desvanece y quienes brillan lo hacen por muy poco tiempo o de manera intermitente. Incluso al mismo presidente Obama ya se le nota el sol a sus espaldas y empieza a cosechar olas de detractores, cuando hace solo unos pocos meses era el faro del liderazgo global.

Sin mayor discusión vivimos un momento huérfano de líderes probos a largo plazo. La post-verdad le gana a la verdad y los capaces de mentir y engañar emergen como “capos” seguidos por rebaños. A partir de esta introducción, estamos en la línea de la idea anual del Foro Económico Mundial que se reúne en Davos, que esta vez tiene como eje temático el liderazgo. Para ello ha fortalecido desde 2004 una reunión anual de jóvenes líderes, Young Global Leaders, donde convoca a  las personalidades menores de 40 años más prometedoras del Planeta para que discutan e incidan sobre la agenda global.

La tradicional cumbre de Davos, que comienza hoy martes con la asistencia de cerca de 3.000 políticos y líderes del mundo laboral de más de 100 países, ha puesto sobre la agenda el “Liderazgo Receptivo y Responsable”, con el cual busca fortalecer la cooperación global, dinamizar el crecimiento económico, reformar el capitalismo y prepararse para la enunciada cuarta revolución industrial. El famoso evento proclamó a 86 personas como líderes jóvenes globales que deben ser capaces de crear cambios e incluir en su estrategia profesional elementos comunes al siglo XXI. Pero lo más importante es que el concepto en sí mismo de persona líder debe revaluarse y traerse a valor presente. Ser líder no es ser popular, adinerado, famoso o exitoso en las dimensiones occidentales tradicionales.  

Todos los países requieren nuevos liderazgos políticos y empresariales que interpreten más a las nuevas generaciones y a las exigencias de un mundo globalizado. Un líder actual es una persona con una trayectoria sobresaliente y un compromiso de servicio a la sociedad o de trabajo desinteresado por el bienestar de un país. No todos los líderes son jóvenes, son muchas veces personas en edad mediada o con mucha experiencia, quienes aún son vitales para abanderar procesos de cambio; es cierto que los jóvenes juegan un papel fundamental a la hora de posicionar los temas urgentes en la agenda global, pues se están jugando su futuro, pero el liderazgo es más una actitud y una capacidad de trascender en una sociedad que reclama trabajo desinteresado por el desarrollo sustentable. Si no se le pone cuidado a los líderes, estos vacíos engendran antihéroes.  

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 21/05/2024 Lo que haremos mañana será más importante

Informamos con calidad, precisión y sin sesgos sobre los temas económicos de Colombia y el mundo, cultivamos ese oficio desde hace 70 años, nuestro crecimiento nos obliga a mejorar

Editorial 20/05/2024 La verdadera crisis de los profesores

Los maestros andan por estos días en pie de lucha contra la Fiduprevisora, entidad a cargo de su sistema de salud, durante un Gobierno que les ha dado toda clase de privilegios

Editorial 18/05/2024 El país a merced del sicariato y la delincuencia

No se pueden gastar más palabras hablando de desarrollo y bienestar social cuando los gobernantes no garantizan lo mínimo, que es la seguridad de todos los colombianos