jueves, 16 de julio de 2020

La economía local había puesto sus esperanzas en el turismo antes de la pandemia, y pese a que los últimos cuatro meses han sido nefastos, no se debe perder la meta de un histórico repunte

EditorialLR

Cuando se viaja por negocios, por disfrute o por entretenimiento se tiene contacto directo con el clima, los olores, los sabores y experiencias que trascienden los cinco sentidos; nada de esto se alcanza de manera virtual y mucho menos digital, por tanto hablar de teleturismo es más que una falacia. Nada ha sido inventado hasta ahora que reemplace viajar a diferentes destinos del mundo y por supuesto a los rincones que ofrece un país tan diverso como el nuestro, por esto apenas se logre pasar la página del covid-19, o incluso antes, es de esperar que sea uno de los sectores que repunte con más fuerza y Colombia debe estar preparado para que el sector pueda absorber esa demanda que está buscando experiencias de nuevo .

El Gobierno Nacional no debe olvidar esos planes a largo plazo para recuperar la economía, más cuando las tendencias en turismo señalan que las personas estarán buscando precisamente todos esos aspectos que tienen los destinos nacionales, que sean naturales, sostenibles, que apoyen negocios locales y que no sean a lugares masivos. Por tanto, es seguro que lugares como Villa de Leyva, Barichara, Cartagena o la Ruta Cafetera se dispararán en búsquedas y para aprovecharlo en el momento que ocurra debemos estar preparados, no solo para los turistas extranjeros, sino incluso antes para los nacionales, que según números de Anato esperan viajar en el último trimestre del año y 61% se inclinaría por lugares dentro del país, volcando la tendencia que venía creciendo, donde se preferían viajes a Estados Unidos o Europa.

Para el Foro Económico Mundial la competitividad desempeñará un papel esencial en las estrategias de recuperación del sector turístico, no solo de Colombia, sino de Latinoamérica, ya que pese que a los viajeros están mirando a la región como un lugar atractivo para conocer por su riqueza de sus recursos naturales y mejoras en seguridad, también analizan factores como la capacidad sanitaria y las ofertas de viajes digitales. Según el FEM, se debe trabajar en aspectos que incluso antes de la pandemia estaban por debajo de la media mundial, para responder de manera positiva al reto que llegará con más turistas. Específicamente, se referían a la infraestructura y al desarrollo turístico de forma insostenible.

En esta etapa no se debe olvidar tampoco que la infraestructura de salud cumplirá un papel fundamental, ya que entre más rápido se disminuya la curva de contagios y las muertes a causa del covid-19, más rápido se logrará reactivar la economía, como ya lo está haciendo parte de Europa. Acá, la institución llamó principalmente la atención, ya que todos los países de la región tienen niveles bajos en indicadores como camas de hospital, con 42% menos de unidades por cada 10.000 personas que la media mundial.

Es el momento de redirigir el rumbo y que las autoridades mientras se está en stand by se organicen con gremios y empresas para salvar las compañías que quedan, corregir las falencias, y no solo recuperar la senda que buscaba el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, que proyectaba para este año un aporte en el PIB por parte del sector de $37,3 billones, la más alta de los últimos 15 años, sino que incluso se construya finalmente ese modelo de turismo sostenible y de ruta gastronómica que se pensó por años.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 05/08/2020 Solidaridad máxima con las instituciones

Es de perogrullo respaldar a las instituciones en una democracia y economía de mercado como Colombia, pero la construcción institucional se hace con base en las personas

Editorial 04/08/2020 El Duque de 2022 se pone a prueba en esta pandemia

A ningún presidente de la historia reciente le había tocado manejar una situación como la actual, que sin duda alguna le marcará el futuro más allá de los dos años restantes

Editorial 03/08/2020 La depresión que le tocó a esta generación

En dos semanas se conocerá el crecimiento segundo trimestre de este año. Las cifras son malas, el objetivo es minimizar las pérdidas y volver a comenzar sin cuarentenas

MÁS EDITORIAL