.
EDITORIAL

El problema no es el dólar o el petróleo, es la inflación

martes, 4 de agosto de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Las alarmas por el alza sostenida de precios durante lo corrido del año están encendidas, ahora es tarea del Emisor hacer los ajustes

Hay muchos chistes sobre economistas que bien pueden ayudarnos a entender nuestra realidad de estos días. Comencemos por citar uno muy ajustado a las condiciones actuales: ¿Qué responden en una entrevista laboral un matemático, un estadístico y un economista cuando les preguntan cuánto es 2 + 2? El matemático no lo duda: “da 4 exactamente”. El estadístico pondera: “en promedio, cuatro, con un margen de error de 2%”. El economista acerca la silla al entrevistador y baja la voz y pregunta: “¿A qué desea usted que sea igual?”.

El punto de la discusión es que cuando a las autoridades económicas colombianas en repetidas ocasiones se les preguntó cuál era el impacto de la devaluación del peso en la canasta familiar salieron a desvirtuar la cuestión, incluso algunos ex ministros de Hacienda ya tenían las cifras ponderadas de la casi nula presión del dólar costoso sobre los alimentos. Pero ahora que se conoce que la inflación anualizada ya supera por casi un punto la meta de crecimiento del Índice de Precios al Consumidor, han empezado a salir voces de economistas del Gobierno Nacional a culpar la fuerte devaluación como responsable de la disparada de los precios. Es cierto que la caída en los precios del petróleo han golpeado las arcas estatales sin medir el impacto que esto tendría en los precios domésticos, y que las consecuencias del fenómeno de El Niño (solo en algunas regiones del país) también han elevado los alimentos, a lo que se le debe sumar la subida de los precios de la gasolina del último mes, todos estos factores han ayudado a las alzas, pero todo esto era previsible. 

El verdadero problema de la economía es la escalada de precios de la canasta familiar, situación que enciende las alarmas de los costos fijos de los empresarios en términos salariales para el próximo año. Desde ya se empieza a hablar que con una inflación de 4%, cuánto se deberá subir el salario para 2016. Son inquietudes que deben hacer pensar no solo a los codirectores del Banco de la República responsables constitucionales de mantener la inflación controlada y conservar el poder adquisitivo, sino también del MinHacienda, como órgano rector del conjunto de la economía. 

El problema ahora para los colombianos no es el dólar, ni el petróleo, es la inflación que revive como en los viejos tiempos erigiéndose como el gran impuesto que se ensaña con las personas de menores ingresos. Hay ex ministros, columnistas y analistas económicos amigos de una alta devaluación para que los exportadores retomen su papel en la economía nacional, pero vía a esta política de peso muy barato se está infiltrando la temida escalada de precios básicos. Cerramos con otro chiste de la BBC ¿Por qué Cristóbal Colón fue el primer economista? Porque cuando dejó el Puerto de Palos ignoraba a dónde iba; cuando llegó,  ignoraba dónde estaba y, además, lo hizo todo con una beca del Estado.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 19/04/2024 El momento del Banco de la República

Avanza la idea de que el Emisor maneje la fiducia que contiene el grueso de las pensiones de los colombianos, una idea que da confianza, pero que puede tener preguntas

Editorial 18/04/2024 El peor trimestre en los últimos 15 años

La venta de vivienda e inicios de obras en el sector de la construcción van de mal en peor; Camacol ya lanzó alertas sobre la situación, pero el Gobierno Nacional y sector bancario no copiaron la realidad de las cosas

Editorial 17/04/2024 Con el peor dato de inflación y crecimiento

La economía colombiana no va bien y, peor aún, se percibe la inseguridad que reina en todos los rincones del país, el crecimiento del PIB para 2024 será de 1,1% y la inflación de 6,4%