martes, 16 de julio de 2019

Las buenas noticias llegan para la economía al quinto mes del año: la producción industrial repuntó 3,2% y las ventas reales crecieron 4,2%, hechos que indican un mejor segundo semestre

EditorialLR


Tal y como van las cosas -a la luz de las cifras del quinto mes del año- el segundo semestre será muy bueno y ese pronóstico del Gobierno Nacional de crecer por encima de 3% no parece estar muy lejano. El Dane informó que la producción industrial manufacturera registró un repunte de 3,2 % al tiempo que las ventas reales del comercio subieron 4,7%, cifras que sí son un verdadero indicio que las cosas mejoran notablemente para el cierre de 2019.

De otro lado, el comercio minorista aumentó 8,2%, cifra que se convierte en la mejor del año. Vale la pena resaltar que tanto el comercio general como el minorista son los motores en generación de empleo, y así las cosas, la creciente cifra de desempleados que se veían dando puede disminuir en los próximos meses; solo en mayo, la tasa de desempleo fue de 10,5%, una de las más altas al mismo mes en los años anteriores. La Encuesta Mensual Manufacturera del Dane muestra que de las 39 actividades industriales, 26 registraron variaciones positivas, un panorama que no se había visto este año. Algunas de las actividades de mejor comportamiento a mayo son la fabricación de carrocerías para vehículos automotores remolques (69,8%), fabricación de artículos de viaje, bolsos de mano y artículos similares en cuero (72,2%) y la fabricación de equipos de transporte (27,5%), entre otros de los que más repuntaron. En el frente comercial minorista, el incremento se explica en que 15 de las 16 líneas de mercancías medidas por el Dane, se incrementaron. Las ventas de motocicletas siguen moviendo el sector de los vehículos al crecer 15,5%. Todo lo que tiene que ver con calzado y artículos de cuero creció 13,4%, y los productos para el aseo del hogar, 10,6%. Llama la atención el crecimiento sostenido del sector de la tecnología (celulares y computadores) de uso personal que creció 10,4%. Una foto real de que la economía de bolsillo empieza a tener un comportamiento muy distinto. En pocas palabras, las motos, los celulares, el calzado y muchos artículos para los hogares están generando empleos.

Por departamentos, el que más dinámica tuvo en la variación anual de la producción nacional fue Antioquia, con una variación de 3,3% y un aporte de 0,6 puntos porcentuales. Los que reportaron los mayores incrementos fueron Boyacá, con 14,8%; y Risaralda, con un aumento en su producción manufacturera de 13,5%. El Gobierno y los gremios de la producción deben trabajar más unidos seguir al detalle lo que sucede con otros sectores a los que no les fue tan bien. Los renglones manufactureros que vieron las mayores caídas productivas fueron los de curtido y recurtido de cueros y teñido de pieles (-20,1%), las industrias básicas de metales preciosos y los llamados no ferrosos (-13,9%) y la fabricación de calzado (-10,6%).

No hay por qué comprar hipótesis de “aves agoreras” que pronostican malos resultados para la economía en lo que resta del año. Recordemos que en el marco fiscal de mediano plazo, el Ministerio de Hacienda habla de un crecimiento por encima de 3,6% para el cierre del año, cifra que se juzga por las firmas calificadoras de riesgo como muy optimista y sobre todo ingenua dada la volatilidad de los precios del petróleo y la incertidumbre reinante en los factores externos como es la guerra arancelaria entre EE.UU. y China. Amanecerá y veremos.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 03/08/2020 La depresión que le tocó a esta generación

En dos semanas se conocerá el crecimiento segundo trimestre de este año. Las cifras son malas, el objetivo es minimizar las pérdidas y volver a comenzar sin cuarentenas

Editorial 01/08/2020 El dinero más barato de la historia

El Banco de la República redujo las tasas de interés hasta 2,25%, la más baja de la historia reciente, pero de nada vale si esa decisión macro no baja al bolsillo del consumidor

Editorial 31/07/2020 Las cifras en rojo no deben frenar reformas urgentes

El segundo trimestre de las economías globales es peor de lo esperado, no será distinto en Colombia, pero esa situación debe voltearse como una oportunidad de hacer reformas

MÁS EDITORIAL