martes, 2 de julio de 2019

El listón fijado por el marco fiscal de mediano plazo es muy ambicioso, la economía deberá crecer 3,6% al finalizar este año y para lograrlo todo tendrá que estar sincronizado.

EditorialLR


Comienza el segundo semestre del año y con este el conteo regresivo para lograr las metas económicas que se propuso el Gobierno Nacional en el Marco Fiscal de Mediano Plazo. Crecer a una tasa de 3,6% a final de año es considerado un objetivo muy ambicioso, pues al hacer cuentas, para llegar a ese crecimiento la economía tendría que avanzar a un ritmo constante de 3,8% durante el segundo, tercer y cuarto trimestre (tarea complicada), ya que se descuenta el alza de 2,8% en el primer trimestre del año.

El Grupo de Investigaciones Económicas de Bancolombia resalta que el Marco Fiscal se basa en dos supuestos que no son fáciles de lograr. El primero es que el estímulo al crecimiento proveniente de los beneficios tributarios a las empresas sea tan grande que genere un efecto base que compense la reducción en las tarifas y los beneficios a la adquisición de bienes de capital. Y el segundo, es que las herramientas de gestión contra la evasión, el fortalecimiento de la Dian y la factura electrónica generarán mayor recolección de forma permanente.

Pero, no solo de supuestos se trata sino de cifras reales que ya revelan cómo cerrará la economía en el primer semestre y que deja ver cuál sería el comportamiento para los seis meses restantes. En términos de inflación el panorama es alentador pues el Banco de la República ha hecho la tarea de controlar el índice de precios en el rango meta. Así, el IPC en lo corrido del año se ha mantenido entre 3% y 3,3% y las expectativas financieras apuntan a una inflación de 3,4% para el cierre del año.

La situación se empieza a poner más compleja al observar otras variables como por ejemplo la de la producción industrial. Si bien los datos reportados por el Dane mostraban un crecimiento constante entre enero y marzo, para abril la producción industrial tuvo cifras negativas (-1,30%). La dinámica empresarial para el segundo semestre dependerá en buena parte del entorno internacional en temas como la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Esto afectaría a las empresas nacionales y la balanza comercial cuyo déficit cada día es mayor. Para abril las exportaciones llegaron a US$3.866 millones y las importaciones están en US$4.528 millones.

Si se ve el tema del desempleo la tasa se mantiene en doble dígito, lo cual no ha sido favorable para la economía pues solo el sector comercio y construcción son los que están generando puestos de trabajo, mientras que manufacturas y agro se están quedando rezagados. Si no hay suficiente empleo que genere ingresos esto estanca la demanda y por consiguiente el crecimiento empresarial.

El indicador de Confianza del Consumidor sigue en terreno negativo aunque en mayo pasó de -9,6% a -5% existe aún una preocupación y se espera que pueda volver a terreno positivo. En cuanto al dólar comienza el segundo semestre a una Tasa Representativa del Mercado de $3.205,67 tras caer de un techo de $3.400. Con un dólar en $3.200 se cumplen las metas del Gobierno.

Por ahora, hay que confiar en el programa del Gobierno de impulso a la economía naranja para que jalonen los indicadores de crecimiento empresarial y apoyar las ideas de emprendimientos que pueden aportar dinamismo a la economía sobre todo en sectores como el turismo. Hoy todos los sectores deben estar sincronizados en aumentar la producción nacional.

MÁS DE EDITORIAL

Editorial 15/08/2020 La cuarentena no le aporta nada a la recuperación

Si la economía quiere retomar la senda del crecimiento debe eliminar cuarentenas que lo único que han generado es el cierre de empresas y una explosión sin precedentes del desempleo

Editorial 13/08/2020 La bancarización avanza, pero aún le falta mucho

Una de las pocas cosas buenas que han dejado los meses de pandemia es el avance de la bancarización, el rescate de la sanidad pública y también del andamiaje de la salud general

Editorial 12/08/2020 Preocupación por los bandazos jurídicos en EPM

Con el llamado a conciliar voluntariamente a los consorcios, la nueva alta gerencia de EPM pone en riesgo que las aseguradoras suspendan pago de la póliza todo riesgo de Hidroituango

MÁS EDITORIAL