.
EDITORIAL Adiós a 2015, “nadie nos quita lo bailao”
viernes, 18 de diciembre de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Faltan muy pocos días para cerrar un año de mucha incertidumbre, pero de grandes certezas sociales más allá de la economía.

Los colombianos entramos en modo Navidad, la última etapa de año caracterizada por las tradicionales fiestas en las que se confunde el fervor religioso por el nacimiento de Cristo con el esparcimiento propio del período de vacaciones. Una parte importante del sector productivo ya realizó su esfuerzo y entra a hacer balances, en tanto que algunas otras actividades, ligadas a los negocios de este momento, como el comercio, la gastronomía, el entremetimiento y la hotelería esperan mejorar o consolidar los resultados en lo que resta.

A la par que se cierra un año en medio de la fiesta, se hacen las evaluaciones y comienzan las promesas y proyecciones personales y grupales de lo que se espera será 2016. Habrá oportunidad de hacer el ejercicio acerca de lo que le espera al país en el año próximo a comenzar en el que sin duda hay expectativas como el arranque de la gestión de nuevos mandatarios locales y seccionales y la firma del proceso de paz en el primer trimestre de 2016. También hay preocupación por lo que puede pasar en la economía, como consecuencia de factores internos y externos, cuyas señales ya aparecen sin la contundencia que tendrán. Por ahora, hagamos una parada en este final de año para hacer un balance general de la vida diaria en aspectos que influyen en forma determinante en al ánimo de los colombianos y por esa vía en la situación del país, el primero de los cuales fue la consolidación gradual y no exenta de problemas, del proceso de negociación entre el gobierno y la guerrilla en La Habana, que al cabo de tres años parece enrutarse hacia el cumplimiento del objetivo de acabar con un conflicto que ha significado la pérdida de muchas vidas.

Contra todos los pronósticos, en 2015, los colombianos sufrimos con la Selección de Fútbol por los resultados de los primeros partidos de la eliminatoria al mundial de Rusia. Las expectativas eran mayores en particular luego de la brillante Copa del Mundo en Brasil, en la que llegamos a creer que hubo una conspiración contra el equipo. Ahora las cosas son distintas y 2016 permitirá saber la realidad de nuestro fútbol, pero no perdamos el optimismo.

Así las críticas sean duras por la frivolidad, muchos colombianos se emocionaron con el titulo de Miss Universo de Paulina Vega, con la cantidad de reconocimientos a nuestros artistas y deportistas en certámenes internacionales, por la buena suerte que acompañó a James Rodríguez y se sufrió por el infortunio de Falcao en Inglaterra y hubiéramos disfrutado más con el primer puesto del Tour de Francia para Nairo Quintana. Los saltos de Catherine Ibargüen nos hicieron sentir orgullosos.

Hay una expresión popular que se puede aplicar a las cosas buenas de 2015 para enfrentar los problemas que pueden venir y es que “nadie nos quita lo bailao”. Por ahora, solo resta disfrutar los últimos días del año con mucha alegría pero con mesura, cuidando de excesos la salud y la economía de bolsillo.

MÁS DE EDITORIAL

editorial 18/06/2021 La asignatura pendiente de la competitividad

Salió el último ranking de competitividad y Colombia retrocedió como consecuencia de la larga pandemia y los coletazos de los bloqueos por casi 50 días. se necesita una ruta

editorial 17/06/2021 El camino que demarca el marco fiscal

El Marco Fiscal de Mediano Plazo prevé que el PIB crecerá 6% este año y 4,3% en 2022, al tiempo que espera petróleo a US$63, dólar a $3.667 y una inflación de 3% y 2,8%, respectivamente

Editorial 16/06/2021 El regreso de una nueva normalidad

Nada volverá a ser lo mismo que antes para Colombia, no sólo comparado con la vieja normalidad, sino por las cicatrices de unos 50 días de bloqueos y protestas

MÁS EDITORIAL