.
ANALISTAS Paz oculta viejos males del país
miércoles, 17 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Colombia está en la ensoñación de hablar de una paz que no parece verse pronto en el horizonte y mientras tanto al país se lo están robando sin consideración.

 
Se habla de que quizás después del 22 de abril o más allá se reiniciarían las negociaciones con las Farc para revisar lo que se hizo hasta el momento y ver cómo avanza un proceso que no tiene señales claras. 
 
Como Paisa me pregunto por qué se asustan en Bogotá con el valor de las Autopistas de la Prosperidad. Con la plata de la corrupción las hubiéramos construido varias veces y ¡sobraría para la infraestructura de otras regiones!   
 
En la emblemática Habana, capital de la Isla de Cuba, se toman fotos que se muestran libremente en las redes sociales, se habla de cuestionar el futuro de la paz que muchos de nosotros no hemos conocido, y acá discutimos a quién le toca ceder en el siguiente paso de las conversaciones.
 
Mientras tanto dialogo y diálogo se pierden dineros en la Alcaldía, y nada está claro con la debacle de Interbolsa que jugó con el futuro de empresas emblemáticas como Fabricato, aunque por fortuna ahora los medios pusieron el dedo en la llaga.
 
En general se está pasando muy de agache por hechos dramáticos de corrupción como el carrusel de la contratación que llevó a la cárcel al alcalde de Bogotá y la manera infame como los dueños de Interbolsa jugaron con el dinero y ahorros de cientos de colombianos que creyeron estar en manos honestas, sólo para mencionar algunos de los hechos que alcanzan a reseñar los medios.
 
Al sistema de justicia le corresponde extremar las medidas para que se castigue severamente a los responsables, antes de que se venzan los términos por tanta dilación en el proceso para que los fundadores de Proyectar, Factor Group, Interbolsa y otros como ellos aclaren cómo recuperarán esos dineros.
 
Por fortuna la agenda de los medios ha aterrizado para aclarar esta crisis de corrupción porque al país se lo han venido robando por años, pero esas maromas de los socios de Interbolsa, de las agencias comisionistas y casas de inversionistas realmente tienen alarmados a los ahorradores que ya no saben qué creer.
 
Se necesita agilidad en la justicia para que se demuestre la culpabilidad de los delincuentes de cuello blanco, hay que llevarlos a la cárcel, que sean castigados como la ley lo permite y evitar que los ciudadanos sigan pensando que sólo la ley castiga a los de ruana.
 
El carrusel de la contratación ya está en manos de la justicia, pero es preocupante que haya acciones dilatorias, esperamos que a futuro los titulares no sean desalentadores y en cambio haya castigo para quienes dejaron a Bogotá en un mar de problemas y sin finalizar las obras que habrían desatascado a la capital colombiana.
 
La perla mayor, sin duda por estos días, ha sido el desarrollo informativo sobre todo tipo de actividades y maromas que realizaron los socios de inversionistas de Interbolsa, Proyectar, el Fondo Premium de Curazao, Solución Kapital, de Factor Group y la reciente liquidada Torres Cortés S.A., toda una entidad entre las comisionistas de la Bolsa Mercantil de Colombia, BMC. Aunque faltan datos.
 
La Superintendencia Financiera no alcanzó a percibir las maniobras de inversionistas que estaban con el juego de la bolita, con la plata de sus clientes. Ahora hay una larga lista de personas funestas que jugaron con la credibilidad de sus clientes y la imagen del mercado.
 
Es una larga lista de responsables sobre quienes van las pesquisas para buscar que no sigan robándose a Colombia, en medio de la impunidad.