.
ANALISTAS Los bancos y la tasa de usura
miércoles, 10 de abril de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

En los últimos días se discute sobre la eficiente transmisión de políticas monetarias, debido a las expansiones monetarias que el Banco de la República ha efectuado al bajar la tasa de intervención al 3,25%. La cuestión es que el Banco de la República al bajar la tasa de intervención, reduce los costos que le cobra al sector financiero para los préstamos que este le otorga en el corto plazo.Entonces la pregunta es: ¿Por qué si a los bancos les reducen las tasas, estos no se las reducen a los consumidores y a las empresas?La respuesta es que los bancos tienen como referencia la tasa de usura establecida por la Superintendencia Financiera, que se corrige trimestralmente según el promedio de las tasas comerciales de los últimos tres meses. La tasa de usura se establece para los créditos de consumo y para los microcréditos, para los primeros quedó para el periodo abril-junio de 2013 en 31,25% y para los segundos en 53,45%.La cuestión es que la tasa de usura la establece la Superfinanciera según la información que le envían los mismos bancos sobre tasas cobradas y montos en periodos previamente establecidos. Es decir, la tasa de usura la establecen los mismos bancos comerciales.Entonces la eficiente transmisión de políticas monetarias no depende del Banco de la República, que está haciendo su trabajo, sino que depende directamente de los bancos comerciales que tienen como referencia unas tasas que ellos mismos fijan. Entonces aquí lo que sucede es que el “mercado” no es el que define los precios de referencia sino que estos son definidos por el lado de la oferta de créditos, es decir, por los bancos.En otras palabras, lo que se puede decir es que el mercado del crédito en Colombia funciona como un oligopolio y se acerca bastante a lo que la teoría anticipa sobre los monopolios. Es decir, los precios (tasas de interés) no las define el mercado (interacción entre oferta y demanda) sino que son fijados por las mismas empresas que ofrecen los créditos. En otras palabras, las tasas de crédito las establecen los mismos bancos y lo que es peor esto está reglamentado en la Superintendencia Financiera.Hay que decir que el sector financiero no es el único que funciona de esta manera en Colombia, hay muchos sectores en los cuales los precios son fijados autónomamente por el lado de la oferta, especialmente en el sector de servicios.De lo anterior surgen dos problemas. El primero es que el gobierno no puede controlar las tasas de interés de usura porque su fijación ya está establecida por la Superfinanciera según lo ya descrito.Lo segundo es que, aun si las pudiera controlar, el periodo trimestral de fijación de tasas es muy largo, lo que dificulta una rápida transmisión de políticas monetarias.Por lo anterior es que los efectos de política monetaria se demoran por los menos 9 meses en llegar a la economía real.Ahora la pregunta es: ¿Es culpa de los bancos?Pues ellos hacen lo que hace cualquier empresa que es maximizar sus utilidades, además la fijación de las tasas de usura y los periodos para su modificación están reglamentados por el mismo estado, a través de la superfinanciera.Sin embargo, en momentos en que sectores claves para crear empleo, como la industria manufacturera y el sector agrario, están con bajas tasas de crecimiento desde el año pasado, pues una mano del sector financiero al Banco de la República y al gobierno sería de gran ayuda.Pero la solución de largo plazo para este problema estructural es que se modifique la forma como se calcula la tasa de usura y que se disminuyan los periodos en los cuales se modifica.Como los bancos no van a colaborar en esto, pues le toca al gobierno revisar la forma y los periodos como se calcula la tasa de usura.