.
ANALISTAS Isagen en cifras
martes, 9 de junio de 2015
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hay un gran debate sobre las ventajas o desventajas de la venta de 57,6% de las acciones de Isagen por parte del gobierno. Más aún cuando el Consejo de Estado suspendió nuevamente la venta de estas acciones el pasado 28 de mayo, debido a la falta de estudios o análisis concienzudos que indiquen que la venta de acciones no es detrimento patrimonial  para el Estado. En esta columna se presentan algunas cifras de Isagen para que los lectores formen su propia opinión sobre la venta de la misma.

El Gobierno espera recibir, con la venta de Isagen, entre $5 y $9 billones, con lo cual se podrá cubrir 10% (unos $5 billones) de la inversión por parte del Estado en las concesiones viales de cuarta generación (4G). El total de la inversión para estas concesiones es de $50 billones, 90% del cual debería ser cubierto por particulares en las denominadas asociaciones público-privadas.

Por supuesto el valor de la acción de Isagen ha estado al vaivén de las buenas o malas noticias para el Gobierno. El 23 de octubre de 2014 la acción valía $2.635, la posibilidad de venta de Isagen subió la acción a $3.390 el 12 de mayo de 2015, pero con la decisión del Consejo de Estado esta se desplomó a $2.865 el pasado 2 de junio. El precio base de venta de Isagen para el Gobierno es de $3.399 por acción.

El 20 de diciembre del año pasado Isagen pone a funcionar la central hidroeléctrica Sogamoso. Proyecto que costó $4,3 billones y tiene una capacidad instalada de 820 MW. Junto con las hidroeléctricas: Jaguas, Calderas, San Carlos, Termocentro, Miel I y Amoyá, Isagen genera 3.032 megavatios (MW), lo que la convierte en la segunda generadora de energía en el país, ya que suple 18% de energía total consumida en Colombia. El financiamiento de Hidrosogamoso se hizo  a través de emisión de bonos  de deuda (7, 10 y 15 años), con un préstamo de la Corporación Andina de Fomento (CAF) y con empréstitos con la banca local.

El endeudamiento afectó algunos indicadores como el margen de utilidad neta sobre ingresos que pasó de 28% en 2010 a 18,7% en 2014. El margen Ebitda (ganancias antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización) sobre ingresos pasó de 46,8% en 2010 a 31,89% en 2014. Por su parte el índice de deuda financiera sobre Ebitda pasó de 2,2 en 2010 a 4,49 en 2014, lo que indica que la deuda financiera como porcentaje del Ebitda aumentó al doble. El Ebitda sobre el servicio de la deuda pasó de 6,56 en 2010 a 2,67 en 2014, de lo que se puede deducir que en 2010 había $6,56 de Ebitda por cada peso de servicio de deuda y en 2014 bajó a 2,67 esta relación. La utilidad neta (en términos reales-deflactada con el IPC-base 2010) pasó de $409.776 millones en 2010 a $388.878 millones en 2014. Los datos que aparecen en la página de Isagen están en términos nominales (corrientes) y no reales (constantes), por lo tanto no son comparables entre años.

Sin embargo, hay que decir que en estos datos todavía no se refleja en los estados financieros el efecto del aumento en los ingresos debido a la mayor venta de energía eléctrica de Hidrosogamoso, ya que esta central realmente empezó a funcionar a principios de 2015. Las mayores utilidades de Isagen se verán con el tiempo, una vez se vaya amortizando la deuda y el servicio de la deuda de Hidrosogamoso.

En los últimos años Isagen ha figurado entre las 40 empresas más grandes de Colombia, según el ranking por ingresos operativos, pero según la utilidad operacional está entre las 20 primeras de Colombia. Entonces, la pregunta que nos debemos hacer es, ¿Qué es mejor? Ingresos seguros y permanentes periódicos o un ingreso transitorio invertido en infraestructura con incertidumbre sobre ganancias futuras pero con aportes significativos para el desarrollo económico del país. El gobierno tiene más opciones para conseguir los $5 billones, pero lo que lo frena para endeudamiento es la “Regla Fiscal”.