.
ANALISTAS Interceptaciones del “Gran Hermano”
jueves, 26 de junio de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Vodafone es una compañía inglesa operadora de las comunicaciones por medio de teléfonos inalámbricos, los celulares. Se considera como la mayor fuera de China, cuenta con 400 millones de clientes en todo el mundo, a pesar de no operar en los Estados Unidos.

Resulta que en una publicación reciente de la revista Businessweek, esta empresa dijo saber que los gobiernos en 38 países han instalado sistemas para escuchar en forma permanente las comunicaciones por las redes de teléfonos móviles sin la cooperación de los operadores, es decir, sin los claros, los movistars, los tigos… de los respectivos países.  

El panorama parece ser más grave de lo que se pensó cuando Edward Snowden descubrió las interceptaciones masivas por Internet de los Estados Unidos. El director de un grupo privado defensor del derecho a la privacidad en Londres afirma que “los gobiernos alrededor del mundo están abusando contra la privacidad de manera desvergonzada y abusiva, al demandarles a las compañías operadoras acceso a las comunicaciones y datos de sus clientes y, más grave aún, cuando se arrogan el derecho a espiar en forma directa  y permanente dichas redes”. 

Ante esta alarmante situación, algunas operadoras de teléfonos móviles como Verizon Communications y Deutsche Telekom han optado por entregar detalles sobre el número de solicitudes de interceptaciones que reciben de los gobiernos. 

Vodafone consideró su obligación explicar las razones por las cuales ellos se ven forzados a atender las solicitudes de los gobiernos para espiar las comunicaciones de sus clientes. Mencionó el caso de Italia, país que le presentó 600 mil solicitudes de espionaje so pretexto de investigar organizaciones criminales. Gran Bretaña les ha solicitado 500 mil asistencias. 

La utilidad y la transparencia de las solicitudes dependen, fundamentalmente, de que los gobiernos se acojan a las leyes de sus países. Pero, así y todo, este reporte nos permite vislumbrar en forma limitada lo que  el “Gran Hermano” de la novela de George Orwell puede estar haciendo por razones políticas.  

La privacidad hace parte de los derechos de propiedad, expresión y asociación. El debate entre la ‘privacidad individual’ y la ‘seguridad colectiva’ lo inclinan los gobiernos más por el segundo tema so pretexto de combatir el terrorismo y el crimen organizado. Pero la realidad es que “las sociedades no puede funcionar bien mientras sus ciudadanos no puedan contar con expectativas razonables en relación con su privacidad y sus datos”.