.
ANALISTAS Correr con música
sábado, 13 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Hoy en día, la tecnología nos permite llevar con nosotros nuestra música favorita con una excelente calidad de sonido y en un tamaño muy conveniente. 

 
Eso ha hecho que muchos corredores se sientan incompletos si no entrenan con música siempre en sus oídos. 
 
La verdad es que la música puede ayudar con un entrenamiento exigente pues desvía la concentración y “aleja” un poco el cansancio, haciéndonos olvidar por instantes la intensidad con la que se corre.
 
 Además, puede generar una sensación de compañía y motivación extra. Podemos, por ejemplo, aprovechar un ritmo musical acelerado para “querer correr” más rápido; asimismo, es agradable utilizar los buenos recuerdos que asociamos a ciertas canciones, para hacer el entrenamiento más placentero. 
 
De hecho, se han reportado beneficios tan claros que se les ha prohibido a los corredores élite utilizar dispositivos musicales en competencia.
 
No obstante, correr con música tiene algunas desventajas, por ejemplo, la distracción que genera puede ser un punto negativo ya que será más difícil escuchar un carro que se aproxima o cualquier otra situación en la que necesitemos escuchar nuestro entorno. Por otro lado, puede generar cierta dependencia para algunos.
 
En realidad, correr sin música permite que el atleta se concentre mejor en el camino, en su estilo, pisada y otros tantos aspectos involucrados en el trote.
 
Como siempre, cada individuo está en libertad de tomar sus propias decisiones de acuerdo a los resultados. 
 
Por eso conviene correr con y sin música para no generar dependencia y dar variedad a las rutinas. 
 
También es importante seguir algunas recomendaciones básicas para no tener problemas auditivos en el futuro: Hay que preferir entornos tranquilos pues de lo contrario tendremos que subir el volumen demasiado. 
 
Igualmente, hay que limpiar los audífonos frecuentemente ya que el sudor  podría favorecer la presencia de hongos.