.
ANALISTAS Buenos augurios para la deuda corporativa
miércoles, 7 de agosto de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Las emisiones realizadas por grandes empresas siguen siendo atractivas y ofreciendo atractivas alternativas de financiación en el objetivo de minimizar el costo de capital. 
 
El reciente incremento en la volatilidad y las tasas de interés en el mercado de capitales parecen no constituir un punto de quiebre en el mercado de renta fija, pues a pesar de un ligero aumento en el costo de financiamiento para los emisores, siguen siendo menores a los costos históricos que toman las empresas.
 
La continua baja en los costos de fondeo en el mercado de bonos durante la última década, motivó el apogeo en la emisión de papeles corporativos debido a los bajos costos de financiación del capital a través del mercado de valores. 
 
Recientemente tanto inversionistas como analistas, vienen discutiendo una posible reducción del amplio estímulo monetario irrigado por la Reserva Federal en los Estados Unidos desde 2009, lo que ha generado incertidumbre sobre la permanencia de bajas tasas de interés en el mediano plazo en el ámbito global.
 
Como consecuencia del escenario de volatilidad señalado, las tasas de interés de financiación en el mercado de renta fija se han incrementado en el último trimestre, llegando incluso a niveles cercanos al 7% para títulos de cinco años. 
 
Si tenemos en cuenta que en 2006 las tasas de endeudamiento para el mismo plazo alcanzaron niveles cercanos al 8,50%, y en 2009 bordearon el 12%, entonces es fácil concluir que las emisiones realizadas por grandes empresas siguen siendo atractivas y ofreciendo atractivas alternativas de financiación en el objetivo de minimizar el costo de capital.
 
El mercado se acostumbró a dos años de continuas disminuciones de las tasas de interés, lo que facilitó a muchas empresas conseguir financiamiento a tasas de interés atractivas. No obstante, al momento de comparar las tasas a las cuales las entidades que otorgan crédito, el mercado de capitales sigue otorgando tasas interesantes de forma comparativa. De esta manera, mientras un empresario que acude a una entidad financiera tiene que pagar una tasa de 9,82% al año por un crédito ordinario, el mercado de capitales le ofrece tasas cercanas al 7%.
 
Adicionalmente, un empresario cuenta con otras ventajas como la periodicidad en el pago de los intereses, es decir, dependiendo de la situación financiera de la compañía y el flujo de caja esperado,  puede determinar cómo está dispuesto a pagar los intereses, sin necesidad de realizar un desembolso mensual, con una consiguiente adecuada  gestión, lo cual es una ventaja para las compañías.
 
Es importante recordar que la reciente mejora en la perspectiva de la calificación de Colombia,  por parte de las agencias de calificación mundial, significa que los colombianos recibimos un voto de confianza que se traducirá continuamente en menores costos de financiamiento tanto para las empresas nacionales como para el gobierno, generando importantes beneficios para la economía en general, pues un endeudamiento más barato se traduce en una mayor inversión y por ende, un mayor crecimiento económico.​
 
Finalmente, es importante anotar que si bien no se espera que las tasas de interés vuelvan a los niveles registrados durante 2012 en el corto plazo, también es de anotar que nos es muy probable que regresen a los niveles registrados entre 2006 y 2009.
 
Esto debido a que no debemos olvidar que en la actualidad Colombia hace parte de los países que cuentan con grado de inversión (esto es, una menor probabilidad de impago de las deudas adquiridas), una inflación baja controlada por el Gobierno Nacional y en el rango inferior del rango estimado por el Banco de la República para el mediano y largo plazo y bajos niveles de endeudamiento del gobierno como proporción del Producto Interno Bruto (PIB).