.
DEPORTES Zipaquirá se vistió de amarillo tras el triunfo de Egan Bernal
domingo, 28 de julio de 2019

Amigos y familiares no descartaron que este sea tan solo uno de más éxitos que tendrá

Colprensa

Egan Bernal Gómez no se había subido al podio a recibir el premio del mejor del mundo en ciclismo, cuando por las mejillas de Álvaro Julio Bernal, su abuelo, ya corrían lágrimas de emoción, de orgullo y felicidad. Lo único que le pedía a Dios era salud y todas las buenas bendiciones para su nieto.

Don Álvaro, pese a la inclemencia de la lluvia, llegó a las 10:00 de la mañana al parque La Esperanza en Zipaquirá, Cundinamarca, un pueblo sabanero ubicado a hora y media de Bogotá que vio crecer a Egan. Su abuelo estuvo acompañado de su esposa, su hijos y otros nietos, toda la familia era asediada, todos se querían tomar foto con el abuelo del campeón del mundo.

Y todo esto ocurría mientras Egan en Francia se echaba su última bendición para salir al ruedo, para montar ese caballito de acero que se convirtió en su más acérrimo amigo en la batalla de dejarlo todo en la carretera.

El triunfo no solo es de él, lo es de su familia y por supuesto de los 48 millones de colombianos que vibraron día a día durante el Tour, por eso ni la inclemente lluvia evitó que más de 2000 personas se reunieran en uno de los parques del pueblo para ver en pantalla grande correr al virtual ganador la última etapa, esa que lo llevaba a París para subirse al podio.

Don Álvaro no escatimó palabras para asegurar que ese era su más grande sueño. "Se siente felicidad saber que sacó el triunfo que él quería", dijo mientras se le entrecortaba la voz y se le aguaban los ojos hablando de su nieto, el que le dio felicidad no solo a sus padres y amigos sino a todos los colombianos, pues es el primer connacional que toca el podio y se pone la amarilla de campeón en toda la historia de Colombia en la competencia.

Esa camiseta amarilla que le costó ganar, por la que sudó, se cayó y hasta lloró, pero que finalmente alcanzó, y prueba de lo que sufrió Egan y su familia para llegar hasta allí fue la fuerza que, dijo don Álvaro, se hizo desde la sala de su casa para enviarla en forma de buena energía hasta Francia.

Aseguró que al principio lo vio como "flojito" pero en la mitad de la carrera arrancó.

"Cuando comenzó la etapa yo no vi mucho interés, cuando iba en la mitad de la etapa ahí sí me dio, yo me movía en el asiento como se movía él en la bicicleta y haga fuerza en cada sacudida. Yo sudaba, cómo sería esa emoción", aseguró con una sonrisa en su rostro mientras mostraba la manera como se movía haciéndole fuerza a su nieto.

Por esto y por toda la felicidad que le dejó Egan a don Álvaro lo espera con ansias para darle un abrazo, esos que solía darle de pequeño. "Yo lo alzaba y lo batía para allá y para acá. Él montaba cicla por ahí, yo lo veía. Ese muchacho se hizo a pulso le tocó muy duro entre el estudio y la montada de cicla".

El abuelo de Egan es uno de sus más fieles seguidores, se suma a los 48 millones que hoy tiene el joven de escasos 22 años que nació en Bogotá pero se crió en Zipaquirá y que alcanzó el máximo triunfo en el ciclismo. Amigos y familiares no descartaron que este sea tan solo uno de más éxitos que tendrá en su carrera.

¿Cómo empezó su travesía por el mundo del ciclismo?
"Llegó cuando tenía 8 años. Llegó a la escuela como cualquier niño, no con el ánimo de llegar al Tour de Francia sino aprender a montar cicla", dijo Fabio Rodríguez el primer entrenador que tuvo Egan y que lo impulsó pese al pesimismo de don Germán Bernal, padre del hoy campeón.

Don Germán, quien está en Francia acompañando a su hijo, también fue cicilista y participó en algunas carreras locales y finalmente dejó el caballo de acero y se dedicó a su hogar. Según Rodríguez, esa no era la suerte que quería para su hijo por eso inicialmente se negó a que se dedicara a la bicicleta.

Pero la capacidades de Egan prácticamente lo dejaron boquiabierto, si bien Rodríguez aseguró que no tenía dotes ejemplares o diferentes a los de otros niños, sí evolucionó año a año al punto que a los 11 años ya se estaba disputando medallas en carreras del municipio.

Egan no paró, empezó en ciclismo de montaña y a juicio de Rodríguez muchas de esas técnicas fueron las que le ayudaron en el Tour. Dijo que en los descensos cuando suelen descolgarse e incluso derrapar, Egan es experto pues es lo que suelen hacer en montaña.

"Del ciclismo de montaña le sirvieron muchas cosas, sobre todo la técnica. El ciclomontañismo es mucho cardio y el ciclismo de ruta tiene eso. Sin quererlo con todo lo que aprendió del ciclomontañismo le sirvió para ahora en el Tour, dejó muchos registros", dijo quien fue su primer entrenador.

Lo que dice Rodríguez se suma a lo que dicen amigos y conocidos del joven quienes lo catalogan como sencillo, humilde, "echado pa lante" y muy juicioso con sus deberes y su familia. Es buen hijo, nieto y el mejor hermano mayor, según cuenta en su pueblo natal, que si bien no nació allí, se siente como un zipaquereño más.

Zipaquirá, con la camiseta amarilla

Claudia Ruiz tiene en sus manos cinco bombas amarillas que dicen: "Zipaquirá Campeón 2019 Egan Bernal". La mujer que ovasiona al ciclista cada vez que aparece en la pantalla gigante dice conocerlo desde que era pequeño, montaba cicla con sus primos.

En diálogo con Colprensa no escatimó en elogios para el mejor del mundo del ciclismo durante el 2019, el colombiano que hizo historia y se trajo el triunfo que hasta hoy fue de grandes extranjeros de este certamen. "Es honesto y humilde", dijo Claudia.

Y añadió "es una sensación espectacular para todos nosotros ya que lo conozco desde pequeño y este triunfo que hace que los zipaquereños nos sintamos felices es lo que nos dio Egan. Gracias mil gracias Egan".

MÁS DE OCIO

Gastronomía 04/03/2021 Los cocteles más destacados en cuestión de innovación, sabor y experiencia visual

Detrás de estos nombres recetas que en el mundo de la mixología necesitaron de estudios previos para su presentación final

Entretenimiento 03/03/2021 Este jueves llega a las salas de cine la película de ciencia ficción el ‘Caos: El inicio’

Esta contó con un presupuesto de US$100 millones y será protagonizada por Tom Holland quien hizo de Spider-Man y Daisy Ridley

Entretenimiento 02/03/2021 Icono del reggae Bunny Wailer, último miembro de los Wailers, muere a los 73 años

En los últimos años, el cantante sufrió varias apoplejías. Murió el martes luego de estar hospitalizado desde diciembre por su último ataque cerebral

MÁS OCIO