viernes, 7 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Lina María Ruiz J. - lruiz@larepublica.com.co

Al mejor estilo del teatro francés de los años 30, nace en Bogotá un escenario para vivir las artes en todas sus expresiones, en una atmósfera íntima y cálida al compás de un buen licor. Se trata de El Vodevil (Cra. 13 N° 93B-31), un espacio de entretenimiento que surge de la inquietud de contar con un formato novedoso, en el que los bogotanos puedan disfrutar de puestas en escena con reconocidos artistas, que cada semana estrenan un show diferente cargado de música, humor y representaciones teatrales.

“El Vodevil nace de la necesidad de tener un espacio donde se puedan alternar las diferentes disciplinas, basado en el vaudeville francés en la época de los años 30 en la preguerra, donde los grandes teatros se cierran, y los artistas van a sitios pequeños y clandestinos a expresarse libremente. De ahí nace un poco la comedia. Quisimos rescatarlo para que semanalmente haya un show diferente y un artista distinto en estreno, para que la gente pueda ver cada vez algo diferente”, explica a LR el actor Germán Quintero, director y uno de los gestores del proyecto.

Reconocidos artistas del país como Robinson díaz, Luis Eduardo Arango, Cesar Escola, Lully Bosa, entre muchos otros, son los encargados de hacer pasar una noche agradable e inesperada al público, que podrá ver sus espectáculos en un formato diferente al teatro convencional.

“Hace años estábamos esperando tener la oportunidad de fabricar arte escénico, como una forma de expresión libre y no encontrábamos los espacios... luego entonces creamos nuestro propio espacio, en donde los asistentes pueden disfrutar de los mejores artistas de una manera íntima y cercana sin mayores pretensiones que divertirse y cambiar su estado de ánimo. Es nuevo, es la oportunidad de hacer algo diferente en la ciudad. Yo lo llamaría un plan con contenido”, señala Julian Molinares, empresario y dueño de El Vodevil.

Un espacio para crear arte
Cada semana, los miércoles y jueves las 8:00 p.m., hasta el 20 de diciembre, El Vodevil tendrá un espectáculo completamente diferente, así como el show en vivo de una banda de jazz, al estilo bar: aderezada con licor y comida.

“En este espacio los artistas se exigen al máximo, ya que no es lo mismo la función uno que la 100. Es una especie de duelo entre el espectador y el artista, lo que lo hace mucho más interesante”, afirma Molinares, y agrega que la acogida del arte en Bogotá es buena y ha crecido. “Bogotá aguanta todo y hay público para todo. Lo que debería aumentar es la oferta. Además que hay gente de todas partes”.

A pesar de esto, Molinares recalca que aún falta espacios para poder vivir más el arte en todas sus expresiones. “Oferta, shows de raperos, shows musicales, shows teatrales, shows de clown, shows de impro, pero también las marcas y los empresarios deben entender que los medios están cambiando y que la pauta también. El Rating ahora está en el ¡En Vivo! y en lo experiencial. Hoy en Twitter vi una frase que decía: la televisión está evolucionando a tanto 3D y efectos que van a llegar a descubrir el teatro”.

La fórmula Vodevil es una hazaña que se logra gracias a las presentaciones de prestigiosos artistas, como Robinson Díaz, que habló con LR de su ‘Sexzoo’

¿Cómo se vinculó a este espacio?
Me parece que Bogotá necesita espacios profesionales para presentarse y no tener que depender de los caprichos de los productores y organizadores, y es algo que tenemos que aprovechar. Hay mucha gente que no tiene donde mostrar sus obras, sus experimentos. También es una manera de apoyo y de solidaridad a esta nueva apuesta.

¿Por qué le apostó a este proyecto, qué le gustó?
Somos actores de academia, televisión, cine, y este tipo de espacios me gustan porque son una modalidad de teatro antiguo que fue entre guerras. De ahí ha nacido gente como Charles Chaplin. Para mí es un reto, es muy difícil porque es otro despliegue y lo quería hacer, y por eso estoy ayudando a que se posicione este lugar. Es bueno que se presenten acá en Bogotá.

Ahora lo vemos más en las tablas y en la comedia...
Sí, nos metimos a trabajar con Alberto Barreto en el nicho de la comedia pura, pero con todos los recursos del teatro. Es algo mucho más grueso.

¿Qué ve el público en su show?
El show dura cerca de hora y 10 minutos, son varias escenas. Alberto y yo nos atrevimos a hacer algo diferente llamado “Sex zoo”, lo que usted no sabe de la vida sexual de los animales. Investigamos sobre el comportamiento reproductivo de los animales y descubrimos cosas graciosas y absurdas, con datos científicos verídicos. Es una divertida ‘mamadera de gallo.

Un proyecto realizado con los mejores
Según Julian Molinares, el equipo de El Vodevil es muy grande “pero los protagonistas son los trabajadores del arte escénico y queremos que así siga. Los artistas que han estado en este proyecto son guerreros de las tablas, antes de preguntar por los honorarios, miraron el espacio y dijeron “Sí, cuándo me toca...”. El otro 80% es el público, pues de ellos depende que este proyecto se mantenga en el tiempo. Es importante saber que construir una marca siempre necesita de mucha inversión, sin embargo nuestro proyecto es de menos a más, es nuestra filosofía corporativa”.

Las opiniones

Julián Molinares
Empresario y dueño de El Vodevil

“El género dramático Vaudeville no es nuevo, viene de los años 30, sin embargo lo que sí es nuevo es la oportunidad de hacer algo diferente en la ciudad“.

Juliana Steiner
Especialista en historia del arte

“Estos proyectos artísticos demuestran que los espacios culturales son para recibir a todo el mundo. La oportunidad de generar nuevos proyectos y propuestas innovadoras es ahora”.