• Agregue a sus temas de interés

Camilo Giraldo Gallo - cgiraldo@larepublica.com.co

Así como los chilenos aman el fútbol, rinden culto al vino. No en vano son uno de los principales productores de la bebida en el mundo, con 1.282 millones de litros cada año, de los cuales exportan 700 millones de litros por más de US$1.700 millones (es el quinto en el mundo). Y dentro del universo de empresas dedicadas al negocio de la bebida nacional, la casa Concha y Toro es la reina: en 2014 su marca estrella, Casillero del Diablo, fue la más admirada por los consumidores en el planeta según la revista inglesa Drinks International. La compañía exporta anualmente 300 millones de litros de vino, que provienen de las 10.703 hectáreas que tienen sembradas en Chile, Argentina y Estados Unidos, con algunas de las cepas más finas (entre ellas Carmenere, descubierta en el país austral).

“Tenemos presencia en 145 países, incluso más que McDonalds, que tiene 119”, dijo Guillermo Vergara Domínguez, jefe del proyecto turístico de la Viña Concha y Toro, ubicada a las afueras de Santiago y uno de los lugares imperdibles cuando esté en el país Suramericano en la Copa América. “En Chile Concha y Toro es el que más produce y exporta, y de hecho quiere ser el primero a nivel mundial. Somos productores del nuevo mundo, aún así queremos tener una fuerte presencia mundial en términos productivos, de imagen, de marca, de reconocimiento”, agregó Vergara.

Vista a la casa del Diablo
Los viñedos del Maipo están en un valle que lleva el mismo nombre, ubicado al sur de la ciudad. Allá se hacen vinos como Don Melchor, que es el más fino de la casa, y el renombrado Casillero del Diablo, patrocinador del Manchester United de Inglaterra.

Gracias al reconocimiento mundial que ha ganado, la visita a sus viñedos y a la casona en donde se hace la bebida es otro de los negocios a los que le sacan provecho. A diario reciben alrededor de 500 visitantes (principalmente brasileños), lo que les representa al año 175.000 personas.

Los turistas llegan atraídos por la fama que se han ganado por cuenta de que, según Domínguez, “todas nuestras categorías tienen muy buena relación precio-calidad. Don Melchor, por ejemplo, que es uno de nuevos vinos más importantes (es un Cabernet Sauvignon que se produce acá en el Maipo) acaba de sacar el premio del mejor vino del mundo según el One Espectator”.

En el recorrido se puede ver la casa que construyó don Melchor Concha y Toro en 1875, quien trajo algunas de las cepas más finas de Europa y las sembró en sus terrenos. También se visitan las plantaciones, en las que hoy hay 26 variedades de uvas, parte de las cuales está a disposición de los turistas para que las arranquen de los arbustos y las coman.

En el tour también hay tres catas de vino y una visita al lugar de la leyenda: en el siglo XIX don Melchor construyó un casillero para guardar sus vinos más finos y, para evitar que fueran robados, dijo que ese lugar era custodiado por el mismísimo Diablo. De allí el nombre de su botella insignia.

Para terminar, puede aprovechar para comprar vinos a precios menores a los que se consiguen en el mercado: desde un clásico Cabernet Sauvignon de Casillero del Diablo por cerca de US$6 o un Reserva Privada de la misma marca por US$9,1, hasta un Don Melchor por US$150.

La vinícola más exportadora de Chile
De los US$1.700 millones que exporta cada año Chile, Concha y Toro vende 34%, principalmente al mercado europeo (34,6% de su producción anual), América del Norte (19,5%) y Latinoamérica (14,4%). En su país de origen comercializa 21,7% de sus productos. Tiene ventas por casi US$1.000 millones y 30,3 millones de cajas del producto en total. Esas cifras la convierten en la vinícola más importante de su país.

Las opiniones

Guillermo Vergara Domínguez
Jefe del proyecto turístico de la Viña Concha y Toro

“Somos productores del nuevo mundo, aún así queremos tener  fuerte presencia mundial en términos productivos, de marca, imagen y reconocimiento”.