La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Dajibys Martínez Anaya - dsmartinez@larepublica.com.co

La celebración de Halloween se convierte en la mejor ocasión para que el comercio en general se prepare con promociones y ofertas en cada uno de sus productos y servicios. Restaurantes, discotecas, bares, centros comerciales y confiterías se han venido preparando para aumentar sus ventas 18% este mes.

Según cifras reportadas por Fenalco, el número de visitas en centros comerciales será 38%, mientras que en los sitios de rumba y comida entre 30% y 40%. Por su parte, las confiterías mantienen sus expectativas porque desde el mes de octubre se inicia una buena racha que termina en fin de año con 30% más en sus ventas.

Los gustos para celebrar en la “Noche de brujas” son muy variados. De acuerdo a encuestas realizadas por Fenalco, 30% asistirá a un centro comercial con sus hijos, 28% irá a una fiesta o bar y 22% pedirá dulces con sus hijos en un restaurante.

“En cuanto a la adquisición del disfraz, 47% lo fabricará, 37% lo alquilará y el 16% lo comprará. Sin embargo, a la hora de disfrazar a sus hijos, 77% de los padres, prefieren comprarlos, 13% alquilarlos y 10% fabricarlos”, asegura Juan Esteban Orrego, director ejecutivo de Fenalco Bogotá.

La venta de dulces también juega un papel importante en el negocio que se da para esta fecha. A pesar de que no tiene el mismo crecimiento del mes de diciembre, los productos protagonistas en las cadenas de almacenes son los dulces.

Por esta razón, las pequeñas y las grandes superficies, además de las compañías de confitería, aprovechan para lanzar promociones y productos bajo la temática de Halloween. El mes es tan importante para el sector que los fabricantes de dulces consiguen entre 35% y 50% de las ventas anuales, de acuerdo a la encuesta de Datexco de 2010, que fue contratada por Fenalco.

Además de estos artículos, los expertos señalaron que los accesorios decorativos y la piñatería son productos que tienen éxito en esta época.

Sin duda, esta celebración ha venido transformándose con el tiempo. En opinión del docente de historia de la Universidad Externado de Colombia, Juan Pablo Quintero, además de ser una fecha cultural es de negocio. “Las actividades culturales tienden a generar actividades económicas alrededor de ellas, es algo muy normal. Pero los centros comerciales y demás no solamente se nutren del Halloween, también lo alimenta la moda y las costumbres. Es un proceso retroactivo”, dice.

Agrega que, el comercio no ha sido el artífice de un plan macabro para desplazar a los niños y modificar el ritual con el desalmado propósito de vender, simplemente que existe una necesidad y alguien tiene que ofrecer.

Una día que se ha transformado culturalmete
Cada año la fiesta de Halloween se reinventa con las transformaciones culturales y el patrón de estilos de vida adoptados desde las subculturas. Esta celebración dejó de ser una fiesta para niños y se convirtió en un motivo más de integración para jóvenes y adultos. Su relación con la celebración del día de todos los santos y sus derivadas formas de fusión, apenas puede aclararse en el mundo occidental entre los siglos XVIII y XIX. Por esa época se comenzó a popularizar la fiesta de Halloween en Estados Unidos con el propósito de integrar a la comunidad y de ahí se dispersó por el resto del continente. Ya para el siglo XX se hizo popular entre los niños para recibir dulces.

La opinión

Juan Pablo Quintero
Profesor de la Universidad Externado de Colombia

“El comercio se prepara para que las personas encuentren variedad de ofertas y productos en cada uno de los almacenes de la ciudad. Esto es una apuesta del mercado”.