martes, 30 de julio de 2019

India se ha convertido en un campo de batalla para los gigantes mundiales del streaming como Amazon y Hotstar de Disney.

Bloomberg

Un pequeño estudio digital se hace un nombre en la industria cinematográfica más prolífica del mundo y consiguió fondos de un inversionista de Silicon Valley después de llegar a un acuerdo para ofrecer su programa más popular en Netflix.

Pocket Aces ha recaudado US$14,7 millones de Sequoia Capital, DSP Group, 3one4 Capital y otros para financiar contenido orientado a llevar los programas indios más allá de las fórmulas trilladas de Bollywood. Es una de varias startups que se aleja de los clásicos familiares para intentar captar adeptos dentro del creciente grupo de personas que utiliza sus teléfonos móviles para ver contenidos en plataformas de streaming. Pocket Aces planea usar los fondos para ingresar al contenido de juegos, realizar adquisiciones estratégicas y aumentar la producción a 30 shows al año frente a la docena actual.

India se ha convertido en un campo de batalla para los gigantes mundiales del streaming como Netflix, Amazon y Hotstar de Disney. Son atraídos por un mercado que podría llegar a 829 millones de usuarios de teléfonos inteligentes en 2022, en comparación con alrededor de 500 millones en la actualidad, según estimaciones de Cisco Systems, muchos de ellos usuarios primerizos de internet que consumen entretenimiento a través de sus teléfonos móviles.

La semana pasada, Netflix subió la apuesta y anunció una de las suscripciones de streaming más baratas del mundo: un plan mensual de menos de US$3 para dispositivos móviles en India. El lunes dos de sus principales rivales locales, ALTBalaji y ZEE5, revelaron que se unirán para crear más de 60 programas originales, compartir percepciones acerca de los televidentes y elevar las suscripciones.

Pocket Aces, donde trabajan 145 personas y cuya sede se ubica en Bombay, utiliza la inteligencia artificial y el aprendizaje automático para probar géneros, actores y tramas en pilotos antes de convertirlos en programas más largos para plataformas de streaming, canales de redes sociales y sus propias aplicaciones. "Nuestros programas obtienen 500 millones de visitas al mes y nuestro objetivo es alcanzar los 1.000 millones de visitas mensuales en 2020", señaló la cofundadora Aditi Shrivastava.

El negocio se concibió a partir de conversaciones entre los cofundadores Anirudh Pandita, de 34 años, y Ashwin Suresh, de 35 años. De ser estudiantes universitarios de ingeniería en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, el dúo pasó a trabajar en Wall Street antes de comenzar su empresa en 2014. Luego se les unió la alumna de Goldman Sachs Shrivastava, casada actualmente con Suresh. El primer show de Pocket Aces se lanzó en 2015.

El programa más exitoso de la startup es Little Things, que sigue la vida de una pareja soltera que pasa por trastornos emocionales, traumas profesionales y aspiraciones personales en Bombay. Comenzó como un video corto, pero luego se convirtió en una serie de varios episodios y ahora se transmite en Netflix para países como Turquía e incluso en América Latina.

Pocket Aces profundiza sutilmente en temas como la homosexualidad, la convivencia fuera del matrimonio y el divorcio. En un programa llamado What the Folks los protagonistas, una pareja joven, debaten sobre tener o no tener hijos, algo inaudito en la mayoría de las familias indias. En Adulting, serie acerca de dos mujeres jóvenes que experimentan relaciones y crisis financieras, los personajes discuten qué líneas se pueden cruzar en un romance de oficina.

"Hay mucha hambre de buen contenido", afirmó Pandita.