Se estima que la cinta recaudará US$175 millones este fin de semana, probablemente el segundo mayor estreno del año hasta la fecha.

Bloomberg

No se pierda el emparejamiento armónico de Beyoncé y Donald Glover mientras cantan los clásicos de Elton John; quédese a ver los cómicos fuegos artificiales de Seth Rogen y Billy Eichner en la versión en vivo de ’El Rey León’, de Walt Disney.

Ése es el veredicto generalizado de las reseñas de una de las joyas de la corona de Disney este año, que se estrena en los cines estadounidenses este viernes. Pero los críticos han dado a esta versión de la popular historia una fría recepción: solo el 60% recomienda ir a verla, según el agregador Rotten Tomatoes. Se estima que la cinta recaudará US$175 millones este fin de semana, probablemente el segundo mayor estreno del año hasta la fecha, solo por detrás de ’Avengers: Endgame’.

"No creo que las opiniones negativas de los críticos vayan a importar tanto con esta película", dice Shawn Robbins, analista jefe de Box Office Mojo. Robbins anticipa que el filme generará más de US$1.300 millones a nivel mundial, lo que superaría a ’la Bella y la Bestia’ entre las nuevas versiones en vivo en las que el estudio se ha estado centrando desde el éxito de ’Alicia en el país de las maravillas’ de 2010.

La estrategia ha facilitado la introducción de los personajes más populares del estudio, desde Bella hasta Aladino, a una nueva generación de consumidores. También contribuye a afianzar un año en el que Disney está desplegando un dominio sobre Hollywood que Tinseltown nunca ha visto antes.

Desde que cerró una operación de US$71.000 millones por un conjunto de activos de 21st Century Fox en marzo, la cuota en el mercado nacional del estudio ha aumentado a casi un 35%, más del doble que sus competidores más cercanos, Warner Bros. y Universal Pictures.

Uno de los indicadores clave que ayuda a explicar por qué la audiencia irá a ver ’el Rey León’, independientemente de lo que digan sus críticos, es el predominio de las llamadas "películas destacadas", filmes cuyo estreno se considera un evento en sí, de Disney. Las cinco películas más taquilleras en lo que va de año (cuatro de las cuales son cintas de Disney) representan el 36% de las ventas de taquilla. En 2018, ese tipo de concentración de taquilla fue menos del 23%.

Doug Creutz, analista de Cowen & Co., ha estado estudiando esta evolución y anticipa que, para finales de verano, las cuatro películas más taquilleras de la temporada más lucrativa de Hollywood representarán más de la mitad de todas las ventas de entradas. Este nivel de consolidación ocurrió el año pasado y también en 2015. Pero era bastante inusual antes de entonces: de 2001 a 2014, solo hubo un año en el que las cuatro películas más importantes superaron el 40% del total.

2019 tiene el potencial de ser un año de "alta concentración", dice Creutz. Con las próximas secuelas de Star Wars y Frozen todavía en camino, dice que es posible que el año establezca un récord para el menor volumen de películas con la mayor proporción de ingresos de taquilla. "Nadie quiere poner su película al lado de las grandes de Disney", dice.