El proceso terminó con intervención de abogados y la banda dividida por conceptos de preparación musical

Joaquín Mauricio López Bejarano - jlopez@larepublica.com.co

Este domingo 26 de enero se entregarán en Los Ángeles, California, los premios Grammy, la principal gala para la industria de la música. Cada año agrupaciones clásicas y nuevas estrellas son elegidas para tocar algunas canciones durante el evento. Este año, uno de los invitados fue Aerosmith.
Los “chicos malos de Boston” son uno de los grupos protagonistas de la edición 2020 de los premios, pero recién acaban de recibir una demanda por uno de sus propios integrantes, el baterista Joey Kramer.

Según el músico, fue rechazado de tocar con la banda en los Grammy, por lo que un equipo de abogados está buscando ganar la demanda que de darse a favor de Kramer equivaldría a una indemnización de US$1 millón.

El escándalo escaló a la propia organización de los premios por lo que pidieron una explicación a Steven Tyler y los demás integrantes. En un comunicado, Aerosmith dijo que “Joey Kramer es nuestro hermano; su bienestar es de suma importancia para nosotros. Sin embargo, no ha sido capaz emocional y físicamente de actuar con la banda, por su propia admisión, durante los últimos seis meses”.

Kramer respondió que “me están privando de la oportunidad de ser reconocido junto con mis compañeros por nuestras contribuciones colectivas de por vida a la música. Ni el Premio a la Persona del Año ni los honores de Logro de los Grammy pueden repetirse jamás ”.