sábado, 15 de diciembre de 2012
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Esteban Guerra - hguerra@larepublica.com.co

En la temporada de fin de año hay un superávit de celebraciones. Sin duda, por estas fechas cotizan a la alza las fiestas de despedida de las empresas, los cocteles empresariales, los festejos familiares y entre viejos amigos que se reencuentran.

Todo con un común denominador: el licor. El problema con esa alegría que sintió pasándose de copas en la noche es que le cobrará factura al otro día, en forma de resaca, guayabo o cruda, según lo quiera llamar.

Existen varios mitos acerca de la recuperación de este mal que ataca profundamente en los días de diciembre. Que hay que tomar cerveza, que se debe comer bastante grasa, que es mejor solo dormir, que con un energizante queda como nuevo. Son tan solo algunas de las recomendaciones que se hacen comunmente.

Pero para los expertos sigue habiendo una única solución que se alza por encima de todos los mitos: ¡consumir bastante líquido! Durante la noche de tragos que vivió hace pocas horas, usted se deshidrató de una manera significativa y la única manera de contrarrestarlo es consumiendo líquidos no alcohólicos. El agua, los jugos naturales y los consomés de la casa se convierten en la mejor opción, según afirma la médico Ángela Milena García.

El alcohol de los licores ataca directamente las reservas de agua con las que el cuerpo cuenta. Por ello es recomendable que mientras se toma una bebida alcohólica, esta sea acompañada de un vaso de agua, para tratar de nivelar las cargas.

Contrario a las creencias populares, la experta advierte que no es recomendable bajo ninguna circunstancia que se consuman bebidas energizantes para superar el guayabo. Asegura que no se debe alterar el ritmo que lleva su cuerpo, ya que este lo que pide es un buen descanso; y que si usted intenta acelerarlo, podría tener una leve afección cardiaca.

Lo que sí puede consumir son las bebidas isotónicas, mejor conocidas como deportivas. “Estas reponen las sales minerales y permiten una hidratación más efectiva”, dice García.

Otro de los malestares que se sufren luego de una noche de fiesta es la sensación de debilidad. Esta viene acompañada, la mayoría de las veces, por dolores en el abdomen y en los músculos. Para contrarrestar, el médico deportólogo Diego Ríos sugiere que se ingieran alimentos que contengan complejo B, especialmente la vitamina B6. Las comidas que contienen esta vitamina son las carnes rojas, los pescados, los huevos, las verduras y las legumbres. Nada de chicharrones o recargas de grasa.“Es habitual que se sientan dolores en el estómago y haya debilitamiento, pero si se comen productos que contengan vitamina B, estos ayudarán a que el malestar se vaya mucho más rápido”, afirma Ríos.

Pero tal vez el malestar que más molesta a los enguayabados es el dolor de cabeza. Para combatirlo, los expertos recomiendan tomar aspirina o alguna grajea que ayude a reducir esta molestia. Pero hay que tener en cuenta que tan solo un buen descanso permitirá que la recuperación sea efectiva.

Otro de los mitos que han surgido en la cruzada contra la resaca es la ingesta de algún sal de frutas tan pronto se levante. Si bien este es un producto que lo ayuda a sentirse mejor, no cura definitivamente el malestar. Según afirman estudios de la Peninsula Medical School, en el Reino Unido, no existe un mecanismo o producto que cure de forma instantánea y efectiva la resaca.

Lo cierto, hasta el momento, es que el único método 100% efectivo para evitar este sufrimiento es la abstinencia. Valga el aburrimiento.

Para evitarlo, consuma un vaso de agua por cada copa
Una de las recomendaciones básicas para contrarrestar el guayabo del otro día, es que por cada copa de trago que sea consumida se tome un vaso de agua. Esto se hace con el fin de equilibrar la cantidad de agua que se pierde al ingerir bebidas alcohólicas. También se recomienda que para evitar las pérdidas de la memoria, se coma antes de tomar y que el consumo de licor sea moderado.