.
OCIO El esmoquin, la prenda en la que reside la elegancia
martes, 7 de enero de 2014
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ripe

Es la época del esmoquin. Las celebraciones navideñas hacen que este atuendo salga de los armarios para instalarse en las salas y salones más elegantes.

La mayoría de los que visten “el traje de noche esencial del caballero”, como se le ha definido, saben que deben preocuparse de tener una buena pajarita, un chaleco o un fajín adecuados, unos zapatos a la altura de la ocasión y unos gemelos que capten las miradas.

Algunos llegan a preguntarse por las solapas de la chaqueta y por el cuello y la pechera de la camisa. Pero muchas veces se olvida uno de los componentes para que el conjunto tenga fuerza. Son quizá las joyas masculinas más olvidadas. Tanto, que muchas joyerías ni siquiera las realizan, o lo hacen sólo por encargo. Estos sets de botones son esenciales: la buena camisa de esmoquin no los incluye de fábrica en la parte superior (aquella que la chaqueta, una vez puesta, dejará ver), o bien lleva unos removibles.

El número clásico de botones enjoyados es tres y en principio, no deberían verse más. El resto quedan ocultos bajo la chaqueta, el chaleco o el fajín. Pero también existen algunos modelos de dos y de cuatro. Y aquí acaban las certezas. En cuanto al material, al color y a otras consideraciones estéticas, mucho hay escrito (al menos, en países como Inglaterra o Estados Unidos), pero casi siempre desde un gusto personal. “En su joyería, deje que los diamantes brillen por su ausencia. Nada es más vulgar que un alarde de ‘hielo’ en la parte frontal de la camisa de un hombre”, recomienda un pasaje de la biblia de la elegancia en Estados Unidos, la Etiqueta de Emily Post.

Este volumen, escrito por la propia Post en 1922 y revisado desde entonces por la fundación que lleva su nombre, advierte que hay bastantes piezas de joyería que un hombre puede lucir, pero que deben elegirse “con criterio”. En un apartado dedicado específicamente a estos complementos, prohíbe el uso de las botonaduras de perlas, que “sólo son correctas con frac o chaqué”, a menos que sean tan pequeñas que apenas se noten.

“Se pueden vestir botones de esmalte (que dan la impresión de lino blanco) o de ónix negro y platino, o bien una trama que casi pase desapercibida de diamantes melee, pero tan pequeños que no se distingan a simple vista de un diseño de platino que imite al hilo”. En general, los expertos en etiqueta se decantan por la discreción. “El botón no debe de ser el protagonista del esmoquin”, afirma el sastre español Lander Urquijo, quien apunta que debe ser “una pieza de calidad pero que no llame la atención”.

Entre los materiales de joyería, el más citado es el ónix, que produce un contraste sobre el blanco de la camisa. Al ser piezas muy exclusivas, los joyeros se compran con un evento ya en mente. “Nos las piden para las ocasiones más especiales: cenas de gala y fiestas de Navidad, sobre todo. No las veo tanto para bodas”, afirma Álvaro Montejo.

MÁS DE OCIO

Cine 26/07/2021 Jane Campion, Pedro Almodóvar y Kristen Stewart encabezan festival de cine de Venecia

Es el festival de cine más antiguo del mundo y se considera como un escaparate para los aspirantes a los próximos premios Óscar

Deportes 26/07/2021 Los costos que debe tener en cuenta si decide entrenar indoor golf de manera constante

Además de los tradicionales campos que están en su mayoría a las afueras de las ciudades, hay opciones que se basan en tecnología

Tecnología 29/07/2021 La marca Popsockets lanza accesorios compatibles con el desarrollo MagSafe de Apple

Estos artículos para sostener el celular celular sin necesidad de usar ningún tipo de funda ya están disponibles en Colombia

MÁS OCIO