viernes, 25 de octubre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Ricardo Barboza - rbarboza@larepublica.com.co

Este fin de semana llega a las salas de cine de Colombia, desde la Metropolitan Opera de Nueva York, la esperada obra ‘La Nariz’, de Dimitri Shostakóvich, la cual resultó ser un despliegue de la prodigiosa imaginación, y, en retrospectiva, un augurio de la madurez musical del artista.

Shostakóvich en 1927, cuando tenía apenas 20 años, empezó a escribir su primera obra dramática en un estilo experimental que desafiaba las convenciones musicales y teatrales de su tiempo. Y justamente ‘La Nariz’ es un poderoso reflejo de la extravagancia irreverente de la historia del dramaturgo ucraniano, Nikolai Gogol, una de las piezas más famosas de la literatura rusa.

La transmisión, en alta definición y con subtítulos en español, este 26 de octubre se verá en teatros seleccionados de Bogotá, Cali, Medellín, y ahora también en el Múltiplex Buenavista de Barranquilla. Además, tendrá una proyección en diferido el próximo 23 de noviembre.

La obra trata de un oficial ruso en la época de Stalin, el cual se despierta un día cualquiera y descubre que se le ha perdido la nariz. Desesperado por recuperar su perfil, emprende una serie de desventuras mientras la nariz fugitiva respira aires mejores, situación que le permite convertirse en un oficial de mayor rango.

Por esto, para William Kentridge, artista plástico sudafricano, ‘La Nariz’ es una obra sobre los terrores de la jerarquía: “En la sociedad de la Rusia zarista, y también en la era Stalinista, la gente padecía un temor abyecto por cualquiera que estuviese por encima. Y si uno estaba por encima, padecía un desprecio”.