Los tenistas vallecaucanos podrían convertirse en los número uno del mundo si ganan la final

Tatiana Arango M. - tarango@larepublica.com.co

Dos tenistas colombianos están cerca de convertirse en los número uno del deporte blanco, en este caso, en la categoría de dobles. Juan Sebastián Cabal y Robert Farah están a un paso de ganar el Torneo de Wimbledon, que se convertiría en su primer título de Grand Slam.

La victoria de ayer, frente al surafricano Raven Klaasen y el neozelandés Michael Venus, fue su noveno triunfo seguido sobre césped y la del sábado será su segunda final de Grand Slam como dupla. Para Juan Sebastián Cabal será la tercera, pues en 2011 llegó a este mismo estadio en Roland Garros junto al argentino Eduardo Schwank.

La anterior para el equipo de colombianos fue en el Abierto de Australia del año pasado, cuando quedaron como subcampeones.

Los tenistas también buscarán su decimoquinto título como conjunto, que se convertiría en el cuarto de esta temporada, después del Masters 1000 de Roma (Italia), del ATP 500 de Barcelona (España) y del ATP 250 de Eastbourne (Reino Unido).

De acuerdo con información de Colprensa, “llegar a la final de Wimbledon les significa a Cabal y Farah que, desde el próximo lunes, serán números dos del mundo en el ranking ATP de dobles, siendo su mayor colocación en la historia. En caso de ganar el título, los colombianos se convertirán en los números uno del mundo, un logro que quedaría grabado en los anales del tenis colombiano”.

Andrés Vargas, bloguero de este deporte, señaló que “este es uno de los hechos más grandes del tenis en Colombia. Cabal y Farah han marcado un antes y un después del deporte blanco en el país y en una modalidad que no es tan conocida”.

En el partido final, los vallecaucanos se enfrentarán a los franceses Édouard Roger Vasselin y Nicolas Mahut el próximo sábado. Este será el segundo enfrentamiento entre las dos parejas. Los colombianos se llevaron la victoria durante el primer encuentro, que se realizó en 2013 en el ATP 250 de Niza (Francia).

Esta será la final número 31 que jugarán los colombianos.