Ilustre ofrece experiencias de arte, música, literatura e historia en espacios físicos, pero, debido a la coyuntura, ahora son virtuales

Juan Sebastian Amaya

Ilustre es un emprendimiento que solía fomentar la cultura y reconectar a las personas con su entorno, a través de charlas, cursos, experiencias y presentaciones presenciales.

Sin embargo, con la llegada del covid-19 al país, que originó el confinamiento nacional, la empresa articuló su trabajo con la tecnología y ahora ofrece experiencias digitales para los amantes del arte, la música, la literatura y otras expresiones.

En entrevista con LR, el CEO de Ilustre, Juan Camilo Vergara, explicó cómo logró adaptar el trabajo presencial de forma virtual y destacó que, incluso, hay opciones gratuitas para los interesados.

¿Qué ofrece Ilustre?
Es una plataforma cultural que fundamos hace tres años y en la que nos hemos dedicado a divulgar la cultura conectando a especialistas universitarios con un público ávido de esos temas. Con la pandemia logramos tener una migración completa hacia lo digital y hemos podido llegarles a personas en toda Colombia y también en América Latina.

Nos hemos dedicado a tener un espacio que hacía falta y es el de convertir esa cultura y academia en una manera de entretenimiento en este contexto tan particular.

¿Cómo los afectó o benefició la coyuntura?
En marzo, entramos en pánico al igual que todo el país, pero ya llevábamos seis meses preparándonos para el salto a lo digital y la cuarentena fue el momento para lanzarnos rápidamente a estos proyectos.

Lejos de verlo como una catástrofe para la cultura, lo vimos como una responsabilidad con nuestros seguidores para seguir acompañándolos con mayor razón ahora. Eso ha sido parte del ‘boom’ que hemos vivido en los últimos meses y es que la gente ha valorado muchísimo la entrega que hemos hecho en tiempo, herramientas y profesores.

¿Qué contenidos ofrecen?
Son para que la gente se pueda distraer. Por eso los contenidos los hemos adaptado para que la gente juegue con su imaginación. Hablamos de ciudades, países y diferentes temas.

¿Como cuáles?
Hemos hablando mucho de literatura con cursos diferentes, como una charla llamada ‘Literatura en Salsa’, con Alberto Bejarano y sobre Andrés Caicedo, para que la gente oiga música durante la charla y así convertir la cultura en una experiencia digital. También charlas sobre la historia de Estambul (Turquía) a través de la arquitectura o la historia de San Petersburgo (Rusia) a través de videos en dron 8K para que la gente pueda, literalmente, volar sobre la cuidad.

Queremos que este tema digital no sea algo frío, sino que sigamos con nuestro estilo, que es muy humano y experiencial.

¿Cómo eran las presentaciones presenciales?
Tememos nuestro teatro en Bogotá que está cerrado y en otros lugares de la ciudad hacíamos experiencias sensoriales. Un día nos inventamos la charla sensorial ‘La última cena del Titanic’ y cogimos el menú de la última cena del Titanic y la reprodujimos, junto a la historia del Titanic.

También ‘Una noche en un cabaret parisino’ y les dimos la comida y música que se daba en la época; ese tipo de cosas hemos tratado de hacerlas digitalmente, es un reto gigante.

¿Por qué optar por estos servicios de Ilustre?
La gente usa Netflix y hace falta alguna respuesta nuestra a unos tipos de contenido en televisión que siempre son iguales: la misma historia, la misma serie y los mismo personajes; acá tratamos de romper con eso.

¿Cómo se accede?
Es muy sencillo, por la página web: ahí está toda nuestra parrilla de contenidos. También a través de redes sociales, en donde compartimos datos curiosos y una experiencia visual que hace parte de lo que somos.

¿Lo digital es definitivo?
No es temporal, definitivamente vamos a seguir con lo digital, pero apenas podamos hacerlo presencialmente también lo haremos, porque quienes van a Ilustre no solamente son por los temas, sino porque también conocen a gente con los mismos gustos culturales y eso no es tan fácil, es un lugar en donde la gente crea comunidad y por eso vamos a volver a lo físico.

¿Hay contenido gratuito?
Sí, eso es algo que, desde lo digital, ha sido una gran revelación porque, como ya no tenemos un límite de sillas, abrimos muchos cursos a todo tipo de público y tratamos de que sean temas enfocados para jóvenes, que no siempre pueden pagar un curso en Ilustre. Una vez a la semana tenemos eventos gratis y asiste mucha gente.

¿Hay planes de expansión?
En lo digital llegamos a otros países y la idea es llegar con eventos presenciales a México, Argentina y Chile, ese es el proyecto en los siguientes meses.