De acuerdo con la OMS,  si una persona se expone a sonidos superiores a los 120 decibeles puede terminar con un daño auditivo

Johana Lorduy - jmunoz@larepublica.com.co

Sin duda uno de los planes que más han disfrutado los jóvenes en esta cuarentena es escuchar música. No obstante, este pasatiempo puede llegar a ser perjudicial sino se toman las medidas adecuadas para proteger los oídos.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS),  si una persona se expone a sonidos superiores a los 120 decibeles puede terminar con un daño  auditivo en segundos. Además, tenga presente que si el oído recibe sonidos superiores a los 85 decibeles durante ocho horas o más, también puede terminar con daños que pueden resultar irreversible.

Para evitar el uso irregular de dispositivos a la hora de escuchar música, el fonoaudiólogo de MED-El Jonathan Bareño aconseja seguir las siguientes recomendaciones:

Primero, hay que tener conciencia del autocuidado auditivo. Bareño señaló que se deben evitar ruidos fuertes que puedan causar estrés.

"Por ejemplo, hoy que se impone el uso de audífonos para sesiones virtuales, oir música o buscar opciones de entretenimiento en casa, no se debe abusar en términos de los decibeles indicados por la OMS", detalló.

Limite el tiempo con los audífonos y preste atención al volumen.  Si el volumen del audífono o dispositivo está en la mitad, se habla de una salida acústica de hasta  70 decibeles. Si  subimos el volumen  hasta llegar al 100% del dispositivo, como la Tablet o el celular, estaríamos llegando hasta los 130 decibeles, dependiendo del aparato.

"Si usamos audífonos a más de 80 decibeles, no es recomendable utilizarlos por más de ocho horas. Si supera los 130 decibeles, se deberían utilizar por 30 minutos máximo para evitar fatiga auditiva", dijo Bareño.

No utilizar objetos para la limpieza de los oídos. Para remover cualquier objeto extraño dentro del canal auditivo olvídese de los hisopos, un lápiz o una llave porque puede dañar la membrana del tímpano o contraer alguna infección.

Por último, evite automedicarse.  Si hay alguna molestia en los oídos es mejor pedir una cita virtual o recurrir a la telemedicina para tener un diagnóstico médico.

"Hay medicamentos que pueden generar ototoxicidad, es decir, un daño o intoxicación en la cóclea. Ejemplos: antibióticos, antibióticos estreptomicina, tobramicina, gentamicina, neomicina y vancomicina, ciertos fármacos quimioterápicos (por ejemplo, el cisplatino), la furosemida y la aspirina (ácido acetilsalicílico en exceso)", concluyó el experto.