.
EDUCACIÓN

Aprender a entender la tecnología

sábado, 13 de mayo de 2023

Se podría apoyar el plan de estudios con “habilidades core”, conocimiento técnico básico de programación (lenguajes, algoritmos), pero, fundamentalmente, con el aprendizaje del uso de las herramientas tecnológicas

Daniel Tovar

El Plan Nacional de Desarrollo (PND) dio mucho de qué hablar la semana pasada y no es para menos, pues es la hoja de guía para los proyectos del Gobierno hasta el final de la Presidencia, que impactarán de manera directa en la vida de casi 50 millones de colombianos, más aún si realmente se quiere cambiar la dependencia extractivista del país por otros modelos económicos. Podría ser entonces la oportunidad perfecta para potenciar la industria 4.0 y apalancar la esperada diversificación de la economía, esto será posible si se rediseñan los planes de educación que han demostrado en las pruebas Pisa, y en otros ámbitos, ser obsoletos.

Dentro del PND hay varios artículos que apuntan a mejorar la calidad de la educación, pero hace falta claridad en varios de ellos en cuanto a la educación básica y media, es decir que la responsabilidad queda en manos de los ministros (Educación, TIC y Ciencia), de definir un plan más acertado a la realidad nacional y mundial, pues no solo debemos preocuparnos de apoyar el cumplimiento de los objetivos de educación según la Unesco (incorporando en los planes de educación el desarrollo sostenible y la ciudadanía mundial), dejando de lado la competitividad y equidad que puede lograr el país si fortalece sus habilidades en tecnología y ciencia.

Una de las opciones para renovar el plan de estudios es hacerlo enfocados en las “habilidades core” (duras y blandas) que se resaltan en el informe “El Futuro de los trabajos reporte 2023” del WEF (World Economic Forum): pensamiento analítico, pensamiento creativo, resiliencia, curiosidad, alfabetismo tecnológico, entre otras; dado que estas habilidades se pueden aprender y reforzar desde una edad temprana si existe un plan estructurado y una disponibilidad de herramientas tecnológicas en las instituciones. Por otro lado, los ministerios podrían apoyar el nuevo plan de estudios con la creación de “Bootcamps” (campamentos enfocados en programación) nacionales segmentados por edades y apoyados por universidades y voluntarios que formen a los niños.

¿En qué?: “habilidades core”, conocimiento técnico básico de programación (lenguajes, algoritmos), pero fundamentalmente en el aprendizaje del uso de las herramientas tecnológicas que pueden usar en las instituciones, barrios, veredas o en su casa para que, de manera proactiva, puedan continuar aprendiendo, teniendo en cuenta que según el estudio de Hired’s (2023 State of Software Engineers) 38% de los desarrolladores del estudio aprendieron de manera autodidacta o a través de bootcamps las herramientas necesarias para acceder a un empleo formal sin necesidad de un título universitario.

Haciendo un zoom en las “herramientas tecnológicas”, estas no son solo un computador o un smartphone con acceso a internet, también son: acceso a información de calidad y navegación a través de la web, acceso a cursos gratuitos ya sea de prestigiosas universidades o laboratorios relevantes en GitHub, traducción de páginas de internet en línea (para acceder a más información), cursos gratuitos de idiomas (a través de apps o web) y, por qué no, una herramienta generada por el Gobierno con la ayuda de universidades específicamente para los menores de edad basada en ChatGPT, que actúe como tutor en los contenidos que quiera aprender el estudiante, lo que sería algo similar a la “Encarta”, con la que contábamos hace unas dos décadas pero con la capacidad de enseñar y no solo de ser una enciclopedia (tal como lo resaltó Bill Gates, que podría ser una mejor solución que el desplazamiento de uno o varios maestros.

Conozca los beneficios exclusivos para
nuestros suscriptores

ACCEDA YA SUSCRÍBASE YA

MÁS DE INTERNET ECONOMY

Tecnología 23/05/2024 Educación, medicina y arquitectura, las otras áreas para implementar realidad virtual

La realidad virtual ha estado ligada durante muchos años al mundo de los videojuegos, pero tiene aplicaciones que van más allá