.
INFRAESTRUCTURA Señales sobre el rumbo de las APP
jueves, 4 de julio de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Julio Cesar Arango

Para muchos de los colombianos que nos gusta movilizarnos por tierra, no es difícil conceptuar acerca de los efectos económicos, sociales y políticos que tiene Colombia, debido a la falta de respuestas para mejorar la movilidad.

Con expuesta razón, se muestra y presenta a Colombia como si estuviera lista para iniciara través del modelo de concesiones o Alianzas Público Privadas (APP), la recuperación del tiempo no aprovechado en impulsar el desarrollo vial y de transporte en sus diferentes modalidades; por eso es importante publicar y exponer ante propios y extraños, que existe la disponibilidad de recursos por parte del Estado para cumplir con las expectativas comerciales globalizadas. ¿Pero acaso se ha tenido en cuenta que la banca internacional puede llegar a confundirse con tanto proyecto? ¿Y qué tanto compromiso de desarrollo en el corto plazo requiere de una clara y demostrable capacidad económica y financiera (Por debajo del 85% del índice de endeudamiento) por parte de los proponentes que lleguen a las etapas finales para la adjudicación de los importante proyectos? Ese es un punto importante que debe analizarse, ya que $44 billones repartidos en más de 30 proyectos, requieren para que sean efectivos, de grupos económicos con credibilidad, confianza y sobre todo con músculo financiero y técnico.

Haciendo un barrido general en el que se tenga en cuenta el, siguiente cuestionario: 1) número de proyectos a licitación 2) valor de cada uno de los proyectos 3) capacidad financiera del proponente o grupo de proponentes 4) cantidad de proponentes diferentes para participar 5) capacidad de financiación por parte de la banca de inversión nacional 6) interés de extranjeros en financiar más de dos proyectos. Las respuestas se pueden apreciar en cada una de las listas de precalificados para solamente dos de los grupos que se han abierto. Será entonces que no se ha revisado el nuevo proceso desde la óptica del menor riesgo país e inversionista?, no será que para cumplir con una promesa de alta contratación, se vaya a caer en una de baja ejecución por problemas de tipo legal o contractual?, será que no se ha considerado que en anteriores oportunidades se presentaron críticas por hacer crecer la malla vial, sabiendo que era necesario hacerlo y hoy se va a hacer crecer contando con importantes recursos económicos, con mayor apoyo financiero, con entidades que han crecido sin orden y desmedidamente, con contratación a través de terceros, con planeación pero con el alto riesgo de una incierta oferta de contratos para ser adjudicados a contratistas que van a participar para vender su cupo de la precalificación?

Por lo anteriormente expuesto, no hay razón para sacarse los dientes demostrando que se va a hacer más, la experiencia demuestra que siempre debemos ir en avanzada, que los riesgos hay que asumirlos, el futuro no espera, que el futuro es ya y es por eso que se debe eliminar el retrovisor, no apuntarse a la no ejecución para justificar baches en el sistema, se debe aprovechar al máximo lo que se ha venido alistando y es creer en la capacidad técnica de nuestras ingeniería, de nuestros profesionales y correr muchos riesgos con los nuestros que al final de todo son los que realmente han creído en el país y en sus dirigentes. No es hora de sacar pechó diciendo voy a hacer, hay que sacarlo cuando ya estén por lo menos en ejecución los proyectos por $44 billones, para poder expresar con orgullo “Yo sí hice”.

Entregan vía terciaria en Chíquiza, Boyacá
El director del Instituto Nacional de Vías, Leonidas Narváez Morales, cortó la cinta con la que hizo entrega oficial a los pobladores de San Pedro de Iguaque en el Municipio de Chíquiza, Boyacá, de una obra por valor de $2.700 millones que genera un circuito entre el casco urbano de San Pedro de Iguaque con la vía Tunja-Barbosa y con la carretera que conduce de Tunja a Villa de Leyva.