.
INFRAESTRUCTURA Metro de Bogotá podría iniciar construcción hasta 2019
jueves, 15 de septiembre de 2016
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

David "Chato" Romero - dromero@larepublica.com.co

Jairo Espejo, profesor de la Escuela Colombiana de Ingeniería Julio Garavito, señaló que los tiempos a tener en cuenta para que se empiece a construir la tan esperada primera línea estaría en 1,5 años. “Estamos hablando para la entrega de estudios entre seis y 12 meses y, en el mejor de los casos y teniendo en cuenta que se agilizan los tiempos, otros seis meses para definir la licitación”. 

Una de las demoras en que se empiece la licitación de este proyecto, valorado en una inversión de $15 billones de los cuales $9,65 billones los aporta la Nación y $4,1 billones el Distrito, es que el cambio de diseño requiere, otra vez, de más estudios. “Si la actual Alcaldía define otro corredor, la información que se tiene no le sirve. Si la mantiene podría utilizar hasta 100% de los estudios anteriores con lo que significa en costos y tiempos”, agregó Espejo. 

Para el ingeniero Antonio García Rozo presidente nacional de la Asociación Colombiana de Ingenieros (Aciem) "cuando se tienen todos los elementos técnicos, económicos, sociales y ambientales aprobados, el rediseño puede puede tardar unos ocho meses. Si se requieren nuevas investigaciones de campo, perforaciones, análisis del subsuelo, estudio de predios y la parte de impacto social y ambiental, entre otros aspectos, estos podrían extenderse a unos catorce meses".

Pero como la propuesta, que aún no es dada a conocer por el Distrito, mantiene cambios en el trazado del centro al norte de la ciudad, los expertos coinciden que más allá de las estimaciones de tráfico de pasajeros sería el aporte de los $150.000 millones que se destinaron en el anterior trazado.

El ingeniero civil Luis Fernando Orozco Rojas, explicó que “los sondeos para el metro subterráneo tienen una profundidad suficiente para definir las características de la fundación de las pilas que soportarán el metro elevado. Por supuesto si se tratara de la misma ruta estas perforaciones podrían ser suficientes para los nuevos diseños, con algunas modificaciones”. Los cambios deberán realizarse ya que no hay que olvidar que la propuesta del alcalde Peñalosa es que el corredor pueda ir por una vía distinta a la Carrera 11 y Carrera 13 que estaban contempladas en el metro subterráneo.  

“Hacia el norte de la ciudad, entre la Carrera 13 y la Avenida Caracas, hay una diferencia importante pues a lo largo de la Carrera 13 se presentan capas de arena con presión de agua artesiana que tiende a desaparecer hacia la Avenida Caracas (...) La cimentación, que en ambos casos serían de pilotes, sería diferente a lo que se podría diseñar con sondeos a lo largo de la Carrera 13”, anotó Orozco. 

La Alcaldía Mayor insiste que la construcción de un sistema elevado resulta mejor porque el uso del suelo es mínimo, a diferencia de uno subterráneo, en el que se requieren túneles, excavaciones y remoción de grandes volúmenes de material. La premisa del Distrito se refuerza en que la obra de un Metro elevado tarda entre cinco y seis años. Uno bajo tierra se demoraría 10 años o más. 

Y como la preocupación y afán no gira solamente por el impacto del cambio de diseño de la primera línea del metro, la otra arista que se suma es la financiación del mismo. El Gobierno Nacional ha ratificado su compromiso de girar 70% de los recursos. Sin Embargo, LR le consultó al ministro de Hacienda, Mauricio Cárdenas, si las vigencias futuras aprobadas desde mayo de 2015 tendrían una actualización del valor en el momento en el que arranquen las obras. Esto debido a que factores como la inflación hacen que los $9,65 billones de 2015 no sean los mismos que se desembolsen en 2019. El ministro respondió que “no. El compromiso es $9,65 billones, es por esto que necesitamos que la obra empiece rápido”. 

Cárdenas agregó que “ya la pelota está de la cancha del Distrito. Nosotros tenemos disponibles en el momento en el que empiecen las obras y durante el plazo de construcción. Nuestra petición es clara y es que las obras empiecen lo más rápido”. 

Otro frente que se abre es en el Concejo de Bogotá por cuenta de la aprobación de las vigencias futuras del Distrito para la primera línea. Según el concejal Hollman Morris, “el Concejo de Bogotá aprobó el endeudamiento del Distrito sobre la base de los estudios del metro subterráneo y no sobre el diseño del Metro elevado. Diseños que no se han conocido aún”. Y a esto se suma la denuncia que está en curso en la Fiscalía General de la Nación, por el supuesto prevaricato que acusa el representante Germán Navas a 28 cabildantes y al alcalde por aprobar vigencias para el metro elevado sin los requisitos técnico. Vale recordar que, tal y como lo dijo Planeación Nacional, el retraso al inicio del proyecto podría llegar a cinco años. 

La publicidad del Distrito para el metro elevado

A través de sus redes sociales, la Alcaldía Mayor de Bogotá arrancó una campaña de respaldo al proyecto del  metro elevado. En cápsulas de un minuto, el Distrito ha convocado a consultores y arquitectos para que expliquen por qué este sistema debe ser elevado. Darío Hidalgo, investigador y practicante de la Movilidad Sostenible lo califica como una oportunidad de renovación. El arquitecto Daniel Bermúdez también considera que una estructura así es la más adecuada para Bogotá por el uso del suelo que se genera alrededor.

Las opiniones

Mauricio Cárdenas
Ministro de Hacienda
“Los $9,65 billones son un compromiso del Gobierno con Bogotá para que se utilicen para la construcción lo más pronto posible”.

Luis Fernando Orozco
Ingeniero civil y docente escuela julio garavito
“Es importante anotar que la ciudad cuenta con investigaciones geotécnicas bastante completas y podría definirse en un corto plazo”.