.
TRANSPORTE Medellín-Cali fue el corredor vial que más se encareció el año pasado
viernes, 2 de febrero de 2018

El indice de costos del transporte de carga en 2017 subió 4,72% según el Dane.

Katherine Benítez Piñeros - abenitez@larepublica.com.co

Según el Departamento Administrativo Nacional de Estadística (Dane) el índice de los costos de una canasta representativa de los bienes y los servicios requeridos para garantizar la movilización de un vehículo de servicio del transporte de carga por carretera subió 4,72% durante el año pasado.

La mayor variación en los costos que tiene en cuenta el índice fue de los combustibles (7,94%), seguido por el de insumos (5,17%), las partes, piezas, servicios de mantenimiento y reparación (2,98%), y el grupo de costos fijos y peajes con 2%.

El Dane también revisa este índice según los corredores viales y, con base en esto, el que presentó una mayor alza fue el de Medellín-Cali con 5,17%, superior en 0,45 puntos porcentuales al índice de costos (4,72%).

Juan Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de la Federación Colombiana de Transportadores de Carga y su Logística (Colfecar), señaló que una de las razones es que es una vía de exportación e importación, entonces, es más la carga que entra que la que sale.

“Cuando el vehículo va de Medellín hacia Buenaventura va cargado, pero nada le garantiza que vuelva cargado. Por lo general no se obtiene carga de compensación”, explicó Rodríguez.

El segundo corredor vial que tuvo una mayor variación (con 5,15%) fue el de Bogotá-Villavicencio. Sobre este tramo, Jairo Herrera, presidente de la Asociación Nacional de Transportadores de Carga por Carretera (Asecarga), señaló que, sin duda, el factor principal que incrementa el valor en esta vía es el tema de los peajes.

Según la aplicación del Instituto Nacional de Vías (Invías), ‘Viajero Seguro’, en los 115,3 kilómetros de recorrido entre Bogotá y Villavicencio hay cuatro peajes.

De acuerdo con la categoría de los vehículos, el precio varía. Para uno de categoría III (vehículo de pasajeros y de carga de tres y cuatro ejes) el valor es de $75.600; de categoría IV (de cinco ejes) es de $167.400; de categoría V (seis ejes) es de $186.400.

Al respecto, Darío Hidalgo, director de la práctica de transporte del Instituto de Recursos Mundiales, dijo que “como los indicadores de costos incluyen factores como los peajes y el tipo de carretera (montañoso o plano), algunas carreteras con distancia más corta tienen un costo más alto”.

El tercer corredor vial con mayor variación de costos fue el de Bogotá-Bucaramanga con 4,96% en 2017.

Respecto a los corredores viales que tuvieron una variación de precios inferior al promedio anual estuvieron, respectivamente, Bogotá-Cali con 4,71%, Bogotá-Yopal con 4,69%, otros, con 4,69%, Medellín-Bucaramanga, con 4,63% y Bogotá-Barranquilla con 4,32%.

¿Cómo se comportaron los costos en diciembre? Según la información del Dane, el índice de costos para el transporte de carga fue de 0,71%. Los que estuvieron por encima de esa cifra fueron Bogotá-Bucaramanga con 0,89%, Bogotá-Cali y otros, con 0,73%, y Bogotá-Barranquilla con 0,72%.

LOS CONTRASTES

  • Jairo HerreraPresidente de Asecarga

    “El combustible pesa 33%; el costo laboral 10%; los peajes 11%, las llantas, 8%. Cuatro variables son 52% del costo”.

Sobre el índice elaborado por el Dane, Herrera también afirmó que el sistema de costos son referenciales, mas no tarifas. Las variables que entran en juego son combustibles, fuerza de trabajo, peajes y el tipo de mercancía. “Hoy el combustible pesa 33%, el costo laboral es de 10%, los peajes de 10% a 11%, las llantas casi 8%. Cuatro variables que constituyen casi 52% del costo total”, concluyó.

Los costos en 2017 fueron de 5,47% según Colfecar

Según Juan Carlos Rodríguez, presidente ejecutivo de Colfecar, los costos del transporte y su logística en 2017 se ubicaron en 5,47%, superando a la inflación en 1,38 puntos porcentuales. Para el directivo, los “principales responsables siguen siendo los combustibles, los peajes y los tiempos logísticos”. Así mismo, hubo una desaceleración de la carga movilizada que experimentó una reducción: pasó de 139,09 millones de toneladas en 2016 a 138,54 millones de toneladas en 2017, una disminución de 0,4%.