.
INFRAESTRUCTURA ¿Hay futuro para las pequeñas y medianas empresas?
jueves, 28 de noviembre de 2013
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Diana María Espinosa Bula

La semana pasada, tuve la oportunidad de liderar el panel ¿Tienen Futuro las pyme de la Ingeniería? en el X Congreso Nacional de Infraestructura y mostrar algunas cifras extraídas del Sistema Electrónico de Contratación Pública (Secop), a propósito de la presentación del estudio de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), “Las pyme de ingeniería y su papel en el sector transporte”.

Las conclusiones del estudio nos señalan que las pyme de ingeniería tienen futuro siempre y cuando ocurran hechos como la validación de su experiencia adquirida mediante el desarrollo de subcontratos, aspecto fundamental para hacer justicia con quien efectivamente “hace” y por tanto tiene la experiencia y no continuar otorgándola al “gestor” del contrato que lo obtiene por su “músculo financiero” y luego lo subcontrata pero conserva la experiencia.

Cuando las pyme conformen consorcios o uniones temporales es necesario que sus “números” se sumen, pues es la esencia de la oferta plural y no, como se presenta en algunos casos cuando los “números” se ponderan neutralizando el efecto de la unión. El gobierno nacional y regional debe entender que los consorcios y uniones temporales se conforman para sumar experiencias, indicadores financieros, y demás requerimientos, que sean viables, para una contratación.

Las pyme de ingeniería tienen identificado un nicho que es el de la subcontratación. Debido a su “músculo financiero”, se le excluye de los contratos de concesión o de Alianzas Público- Privadas en los que prima la capacidad financiera, sobre atributos como el conocimiento, la idoneidad, la experiencia.

Las pyme deberían tener la posibilidad de contratar con entidades territoriales, gobernaciones y alcaldías, pero unos pliegos hechos sin tener en cuenta los principios consagrados en la ley 80 de 1993, y que olvidaron que las exigencias deben ser adecuadas y proporcionales a la obra que se va a contratar, se convierten en barreras que tornan sombrío el panorama de oportunidades.

En efecto, los resultados del análisis de la SCI de procesos adelantados en lo corrido del año 2013 por gobernaciones y capitales de departamento, en el sector de infraestructura, son desconcertantes. No existe confianza en los procesos de contratación por la inadecuada elaboración de los pliegos de condiciones, que hace que la “nuez” de la convocatoria pública, que es la pluralidad de oferentes, brille por su ausencia.

Del total de licitaciones públicas convocadas por los departamentos 60% tuvo una participación entre uno y tres oferentes y solo 16% fueron atendidas por más de 10 oferentes. En las capitales, la mínima participación en licitaciones se presenta en 68%, en selecciones abreviadas, 48%, y en concursos de méritos 71%.

Ante esta realidad, la SCI propone dos oportunidades para mejorar la situación, validar la experiencia de los subcontratos, cuidando que no se “acredite” por partida doble y la suma real de esfuerzos en las ofertas plurales. (Ver recuadro).

Las pyme de ingeniería tienen conocimiento y experiencia, se requiere voluntad política para permitir su participación en la contratación estatal y regional, logrando así que la ingeniería nacional sea la protagonista en el desarrollo de nuestra infraestructura.

La SIC pide objetiva elaboración de los pliegos
El decreto 1510 de 2013 ordena “ Pliegos de condiciones tipo”. La SCI considera que deben tener parámetros que orienten la objetiva elaboración de pliegos, sin que por ello se esté lesionando la autonomía de las entidades territoriales. El artículo nuevo de la Ley de Infraestructura permite a la SCI asesorar al Gobierno en el diseño de una fórmula para el cálculo de la misma.