.
INFRAESTRUCTURA Construcción de vivienda jalonará la economía
jueves, 2 de febrero de 2017
La República Más
  • Agregue a sus temas de interés

Elsa Noguera

La Política de Vivienda impulsada por el gobierno del presidente Juan Manuel Santos ha sido clave para este crecimiento. El ambicioso programa de casas gratis, que ya entregó 100.000 viviendas a los más pobres del país y que tiene en marcha una segunda fase con 30.000 casas adicionales, devolvió la confianza al sector para construir en masa y descentralizarse a todos los rincones del país.

Esto sumado a Mi Casa Ya, el programa que le subsidia la cuota inicial y hasta cinco puntos de la tasa de interés a la clase trabajadora que quiere comprar vivienda, ha repercutido en el aumento del empleo y la financiación, así como en la reducción de la pobreza multidimensional y el déficit habitacional de vivienda.

En el caso del empleo, las cifras al cierre de 2016 mostraron que en el trimestre octubre - diciembre en construcción y actividades inmobiliarias estaban ocupados 3,2 millones de trabajadores, lo que significó la creación de 81.000 plazas frente al mismo periodo de 2015. Si se compara con los empleos que se tenían en las mismas dos ramas en 2011, el número de puestos de trabajo creados en cinco años es de 664.000. 

La Política de Vivienda también ha sido protagonista para que la pobreza multidimensional haya bajado de 30,4% en 2010 a 20,2% en 2015, y para que el déficit habitacional haya pasado de 12,5% en 2005 a 6,8% en 2015. Las ventas no se quedan atrás; según Camacol, estas crecieron tres veces más de lo que crece la economía pues pasaron de $30,3 billones en 2015 a $32,5 billones en 2016, dinamizando el mercado de vivienda nueva con un crecimiento de 7,3%. 

Las perspectivas siguen siendo muy positivas, pues las metas que tenemos como Ministerio se van a cumplir. El Presidente se propuso que para este cuatrienio se construyeran 450.000 soluciones habitacionales, de las cuales en 2016 completamos 273.000. Es decir, que a dos años de terminarse el Gobierno, ya hemos cumplido con 60% del objetivo. También empezó a paso firme la segunda ola de viviendas gratis en los municipios más pequeños: tan solo en enero hemos puesto en marcha junto al vicepresidente, Germán Vargas Lleras, urbanizaciones en 11 departamentos. 

Este nuevo año también empieza a regir la ampliación del programa Mi Casa Ya, donde el Gobierno se convierte en el socio principal del comprador de vivienda nueva. Tenemos 300.000 subsidios para quienes ganan hasta ocho salarios mínimos por $5,4 billones que se asignarán de acuerdo al salario de cada comprador.

Esto va a seguir dinamizando no solo la construcción de edificaciones, sino también los créditos hipotecarios, las ventas de viviendas y los empleos en actividades inmobiliarias. El ánimo de los constructores por proveer el mercado sigue vigente y así lo muestran los datos de la oferta disponible de unidades para la venta que, según Camacol, asciende a más de 115.000, con un aumento de 9%. De esta forma, las condiciones están dadas para que las familias que quieran tener su vivienda propia aprovechen las ayudas del Gobierno y cumplan su sueño.